La vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha expresado este jueves su respeto por la renuncia de Jordi Sevilla a la presidencia de Red Eléctrica (REE) y ha negado que ella haya influido en esa decisión: "Tenemos mucha rumorología, pero jamás ha habido una injerencia por parte de esta ministra".

"Es un señor al que conocemos todos, por su gran capacidad expansiva en términos de comunicación, y si no se siente cómodo en el contexto que dice, de las referencias externas del contexto regulatorio, quizá es comprensible que se vaya", ha afirmado en declaraciones a los medios antes de participar en la presentación del BforPlanet en el Palau de la Música de Barcelona.

Ribera ha agradecido a Sevilla su esfuerzo por intentar consolidar la empresa, que ha calificado como una de las "joyas de la corona" del Ibex 35, y ha sostenido que REE necesita una relación fluida con el Gobierno.

Así, ha defendido que ahora "lo más importante es que esta empresa, en pleno proceso de cambio, de apertura y de introducción de nuevas actividades, recupere la tranquilidad", tras la salida de Sevilla, que ha calificado de "particularmente llamativa".