Los minoritarios de DIA se están organizando para hacerse fuertes en la ampliación de capital y tratar de perder el menor peso posible. Según confirman fuentes cercanas a los principales minoritarios consultadas por Vozpópuli, su intención es unirse para "defender sus intereses" y evitar no tener ningún control sobre la gestión de la compañía de supermercados.

Una organización que llega meses después de las primeras protestas de dos de los principales accionistas minoritarios, Naturinvest (la sociedad controlada por Gregoire Bontoux) y Western Gate (controlada por Luis Amaral), que solicitaron ya en mayo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que revisara las condiciones de la ampliación de capital de DIA por considerar que el precio fijado era demasiado bajo, así como la relación de canje.

La ampliación de capital aprobada por DIA a finales de mayo está fijada en 1.028 millones de euros y se divide en dos tramos. Los primeros 769 millones serán suscritos por el principal accionista, LetterOne, y los otros 259 millones están dirigidos a los minoritarios, que si no acuden verán diluida su participación. Según aprobó el folleto aprobado por la CNMV, los minoritarios pueden comprar 100 acciones nuevas a 0,02 euros cada una por cada 13 que tengan en cartera.

Si estos accionistas no acuden, el magnate propietario de LetterOne, Mijail Fridman, puede llegar a superar el 95% del capital de DIA una vez capitalice su deuda. Por eso, estos accionistas buscan organizarse a contrarreloj para evitar perder peso en la empresa. El plazo para suscribir los títulos finaliza el próximo 27 de julio.

Los principales llaman a suscribir

En un comunicado hecho público este miércoles, Naturinvest, el segundo accionista de la cadena de supermercados DIA con algo más del 3%, solicitó al resto de los minoritarios que acudan a la ampliación "en la medida de sus posibilidades", recalcando que es la única manera de mantener aproximadamente un 25% en manos de los minoritarios.

"Todos los mensajes lanzados por la compañía acerca de la ampliación de capital han sido confusos. Si la operación fuera importante para la empresa, DIA debería haber defendido y dado a conocer su punto de vista; sin embargo, no ha celebrado roadshow alguno en dicho sentido", recalcaban desde Western Gate (2,18%) en un comunicado similar, en el que reseñaban que los minoritarios "son los únicos que  portan liquidez a la compañía, pero, debido a la falta de unos mensajes claros, han visto caer la cotización de la empresa en un 50%". En dicho texto, la sociedad confirmaba que va suscribir el 100% de sus derechos y animaba al resto a hacer lo mismo.

Naturinvest abría la puerta además a estudiar "todas las opciones que, desde un punto de vista legal, se puedan abrir tras la conclusión de la operación de ampliación de capital", después de que DIA suprimiera sus estimaciones a medio y largo plazo.

En concreto, la cadena de supermercados explicó a finales de junio que el objetivo de crecimiento de las ventas comparables, (fijado entre el 5% y el 7% para 2021, 2022 y 2023), se desvirtuaba por la pandemia; y apuntó a que las ventas netas, para las que estimaban incrementos de hasta el 7,5% en 2021, 8,3% en 2022 y 9,3% en 2023, se veían afectadas por la devaluación sufrida por el real brasileño y el peso argentino en los últimos 18 meses.

Asimismo, DIA tampoco da como una referencia válida los objetivos que se había marcado con la deuda neta y apalancamiento, debido a que se encuentra inmersa en un proceso de ampliación de capital donde habrá una reconversión de deuda a fondos propios.