La Comisión Europea ha presentado este jueves sus perspectivas de crecimiento para los países de la UE en 2021 y 2022, pero sólo ha tenido en cuenta el impacto en el PIB de la ejecución de los fondos europeos para algunos países, entre los cuales no está incluida España.

"La previsión sólo incorpora aquellas medidas que han sido ya adoptadas o que han sido anunciadas de forma creíble y especificadas con suficiente detalle, sobre todo en los presupuestos nacionales", precisa Bruselas en su Informe de Invierno, en el que "sólo las proyecciones económicas de unos pocos países miembro han tenido en cuenta las medidas que se espera que se financien con el Fondo de Recuperación y Resiliencia".

España no se encuentra entre los países para los que Bruselas ha calculado un incremento del PIB fruto del despliegue de los fondos, pero aun así proyecta para nuestro país un incremento del 5,6% del PIB en 2021, dos décimas más de lo que esperaba en su último informe presentado en otoño.

La falta de concreción por parte de la mayoría de los países ha llevado a la Comisión a omitir el impacto en crecimiento que podría tener la ejecución de los fondos, lo que supone que en caso de que esos países consigan liberar el dinero e inyectarlo en la economía este ejercicio, podrían tener un crecimiento aún mayor de lo previsto.

"Desde que se alcanzó en diciembre de 2020 un acuerdo político sobre el Fondo de Recuperación y Resiliencia, se ha intensificado la preparación de planes nacionales en prácticamente todos los Estados miembro. En la mayoría de los casos, sin embargo, el estatus del borrador del plan no está lo suficientemente avanzado para permitir incorporarlo al Informe de Invierno", explica la Comisión.

En Alemania, Francia o Portugal sí se computa

Aunque en la mayoría de los países de la UE la Comisión no ha tenido en cuenta el impacto de los fondos, hay seis Estados miembro en los que sí se ha computado: Alemania, Francia, Portugal, Eslovenia, República Checa y Suecia.

Para Alemania se espera un crecimiento del 3,2% en 2021, lo que permitirá a la economía germana recuperar a fin de año su nivel previo a la crisis derivada de la covid-19, mientras que para 2022 se pronostica una subida del PIB del 3,1%. La Comisión precisa que sí se han tenido en cuenta en esta estimación "los proyectos relacionados con el Fondo de Recuperación y Resiliencia que fueron incluidos en los presupuestos de 2021".

Lo mismo sucede con Francia, para la que la Comisión estima un crecimiento del 5,5% en 2021, de los que un 1,6% procede de la ejecución de los fondos europeos. El informe explica que 0,7 puntos de ese impacto en PIB de 1,6 puntos procederá de inversión directa del Gobierno mientras que se espera que los 0,9 puntos restantes sean de inversión privada.

Portugal (crecimiento previsto del 4,1% en 2021 y del 4,3% en 2022) es otro de los países para los que sí se ha tenido en cuenta el impacto de los fondos europeos. Bruselas precisa, no obstante, que sólo se ha computado por el momento una subida de 0,25 puntos en el PIB por las medidas ya recogidas en las cuentas lusas, pero falta por tener en cuenta el resto del contenido del plan.

Los otros tres países en los que sí se ha tenido en cuenta el impacto de este maná son Suecia (subida de PIB esperada del 2,7%), Eslovenia (previsión del 4,7%, de los que 0,6% proceden de los fondos europeos) y la República Checa (para la que se espera un aumento del PIB del 3,2%, de los que 0,2 procederán de los fondos europeos).