La Comisión Europea ha publicado este miércoles su Informe de Invierno en el que advierte de que existe en España un riesgo de que se produzcan insolvencias empresariales que podrían provocar un aumento del desempleo y comprometer el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) previsto para 2021, del 5,6%.

"Un riesgo a la baja surgirá de las insolvencias empresariales, principalmente concentradas en los sectores más afectados por las restricciones de actividad, que se materializarán a medida que las medidas de apoyo se eliminan. Esto podría llevar a un incremento del desempleo como resultado de una menor capacidad productiva", alerta Bruselas en su informe, en el que ha revisado al alza dos décimas su previsión de crecimiento para España en 2021, del 5,4% que pronosticó en otoño al 5,6%.

La mejora se explica porque el año 2020 cerró con una caída de la producción menor de la esperada (del -11% y no del -12,4% esperado por la CE), pero aunque Bruselas ha mejorado sus números para España, estos siguen siendo mucho menos optimistas que los oficiales.

La Comisión prevé un crecimiento del 5,6% para el país sin tener en cuenta el efecto de la ejecución de los fondos europeos, pero el Ejecutivo cree que el crecimiento del PIB sin los fondos será del 7,1%, y que podría llegar al 9,8% si se ejecutan completamente.

Motivos para el optimismo

Aunque la Comisión reconoce que hay "nubes en el horizonte" a corto plazo, "por el aumento de las tasas de infección de covid-19 en las primeras semanas del año y las medidas más restrictivas que se han aplicado en la mayoría de comunidades", considera que a medida que avance el año el crecimiento irá rebotando.

Espera que el consumo privado y la inversión caigan en el primer trimestre, pero cree que se recuperarán ligeramente ya en el segundo.

"A medida que avanza el proceso de vacunación y las restricciones se levantan progresivamente, la actividad económica debería rebotar con fuerza, impulsada por la materialización de la demanda embalsada en la segunda mitad de 2021. Se espera que la tasa de ahorro baje (...) y que la inversión rebote, dada la mejora de las expectativas económicas y la menor incertidumbre", apunta.

Bruselas también es optimista respecto a la recuperación del turismo internacional, con lo que pronostica una mejora de las exportaciones a mayor ritmo que el aumento de las importaciones.

Destaca, además, que las medidas de apoyo para proteger el empleo (los ERTE) y dar liquidez a las empresas (los préstamos avalados por el ICO) estarán en vigor hasta la mitad de 2021 y ayudarán a mitigar la pérdida de empleos y amortiguarán el daño de la crisis en la capacidad productiva.

Mejora del turismo en 2022

Para 2022, la Comisión prevé un crecimiento del PIB del 5,3% debido a la recuperación casi total del turismo.

"En 2022 se espera que el turismo se recupere aún más, cuando se hayan eliminado casi completamente todas las restricciones a la actividad, al tiempo que el crecimiento de la demanda interna se moderará una vez que la demanda embalsada es reabsorbida", explica.