La pandemia ha bloqueado también las salidas a Bolsa ante la gran incertidumbre del mercado. Aunque el sector de energías renovables es el único que no tiene miedo. Empresas como Acciona, Repsol, Capital Energy o OPDEnergy ya han anunciado sus planes de Oferta Pública de Venta (OPV) durante este 2021. El hambre por este sector existe, las dudas en el mercado es si hay tanto apetito para digerir tanta oferta. 

“El boom de salidas a Bolsa que estamos viviendo es muy positivo ya que es un claro indicador de la apuesta por la descarbonización de nuestra economía”, explica María José Descalzo, socia de mercantil de Latham&Watkins. “Cada vez se toman más medidas orientadas a la transición ecológica, como el fomento de la producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, sustituyendo paulatinamente a las fuentes convencionales por otras fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente”, añade.

Desde Lathan&Walkins consideran que el sector de las energías renovables está en auge tanto en España como a nivel internacional por el compromiso de descarbonización de los diferentes países, y posiblemente avivado por la victoria de Joe Biden, que lleva en su programa político un ambicioso plan para impulsar las energías verdes y que ha generado mucha expectación en el mercado. 

La salida a bolsa permite a las compañías conseguir la financiación necesaria para acometer sus objetivos sostenibles y consolidar el valor de la empresa

María José Descalzo (Latham&Watkins)

“En este contexto de expansión y desarrollo de la descarbonización, la salida a bolsa permite a las compañías conseguir la financiación necesaria para acometer sus objetivos sostenibles y consolidar el valor de la empresa. Así, las energías renovables tienen un clima favorable para este fenómeno y se esperan todavía importantes movimientos”, puntualiza María José Descalzo.

Ignacio Hornedo, socio de M&A especializado en energía de Allen & Overy, considera que, con los precios que se manejan, “cualquier player con un paquete relevante de proyectos tiene la obligación de valorar salir al mercado como mecanismo de financiación y de puesta en valor”. “Obviarlo sin más no es una opción por mucha prudencia que se quiera tener respecto al ‘boom’. En cualquier caso es una buenísima noticia que vuelvan las salidas a bolsa después de unos años con escasas operaciones”, celebra. 

Para Carlos Martín, director de equipo de Mercantil y Mercados de Capitales en Baker McKenzie, los motivos de este ‘boom’ es que “es un sector en auge, además un sector que se vio menos afectado que otros durante los puntos álgidos de la pandemia y, actualmente, ofrece unas valoraciones muy altas. Por otro lado, otro motivo significativo es que el ejercicio 2020 fue muy particular y durante una gran parte del mismo los mercados estuvieron cerrados”.

Es una buenísima noticia que vuelvan las salidas a bolsa después de unos años con escasas operaciones

Ignacio Hornedo (Allen & Overy)

“Las compañías están preparando ahora sus operaciones con la intención de aprovechar la ventana de colocación de primavera -que es una de las más habituales en las operaciones de salida a Bolsa-, al mismo tiempo que otras compañías están retomando operaciones pospuestas en 2020 debido a la incertidumbre que afectó a gran parte de dicho ejercicio”, detalla Carlos Martín.

Posible saturación

Ninguno de los expertos discute que las energías renovables es el sector ‘de moda’ entre los inversores. Tampoco que existe un gran apetito. Pero no disipan la duda sobre si nos acercamos a una posible saturación del mercado que podría llevar al fracaso a alguna OPV esperada. 

“Actualmente, se percibe en el mercado mucho interés de fondos y empresas por la energía renovable, así como de los inversores, que cada vez tienen más en cuenta criterios ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, por sus siglas en inglés)”, valora María José Descalzo de Latham&Watkins. “Sin embargo, si bien es cierto que grandes compañías han anunciado varios potenciales procesos de salida a bolsa, todavía no se han materializado casi ninguno de ellos y estamos en una posición de espera para ver cuántos procesos se materializan finalmente con éxito y cuál es el apetito real del inversor socialmente responsable”.

Es un sector en auge, además un sector que se vio menos afectados que otros durante los puntos álgidos de la pandemia y, actualmente, ofrece unas valoraciones muy altas

Carlos Martín (Baker McKenzie)

La experta de Latham&Watkins matiza que, aunque conciben las energías renovables como una tendencia global, lo cierto es que cada compañía es particular y tiene un perfil diferenciado bien por la tecnología utilizada en sus instalaciones o por la ubicación geográfica de sus activos y/o proyectos. “Por ello, viendo las salidas a bolsa desde esta perspectiva más detallada, sería difícil llegar a hablar de saturación ya que la inversión sería diferenciada, al igual que las compañías”, destaca.

La visión de Allen & Overy sobre la transición energética y la apuesta renovable es que no es coyuntural. “Puede haber un elemento de calentamiento puntual y puede que haya ajustes que ordenen oferta y demanda, pero lo cierto es que se trata de un movimiento económico, político y social a largo plazo y de largo alcance, y que la tendencia de crecimiento es imparable”, concluye Ignacio Hornedo