"O nos suben los derechos televisivos o nos vamos", es la frase que resume en estos momentos la posición entre bambalinas del Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid de cara a la UEFA, apuntan a Vozpópuli fuentes cercanas a las directivas de ambos clubes, que dejan traslucir que hay más de negociación que de decisiones tomadas en los proyectos de superliga que han trascendido. 

El Madrid y, muy en especial, el Barça, atraviesan una delicada situación económica por la covid. Ambos clubes están en el top cinco de las instituciones que mayor ajuste salarial deben aplicar en términos relativos y absolutos de acuerdo a los ratios financieros de La Liga. Ambos ya han avanzado su intención de recortar el presupuesto 2020-2021 en una cifra superior a los 300 millones de euros.

Sin embargo, ambos se creen seguros de tener también el mayor potencial de recuperación por la vía, fundamentalmente, de los derechos televisivos de la Champions.

Cuadruplicar ingresos de TV

Tal y como informó este medio, el objetivo que se proponen conseguir, junto a otros 16 grandes europeos, bajo su propia gestión, es cuadruplicar la bolsa general de ingresos y/o, al menos, las de los derechos televisivos.

Con la idea de recuperar lo perdido por el golpazo de la covid es que apuestan ahora, más que nunca, a agitar el proyecto de una superliga cerrada. Ello explica que, por primera vez en la historia, una autoridad de los clubes, el expresidente del Barça Josep María Bartomeu, haya dado carta de naturaleza pública el proyecto.

Como informó este medio, los movimientos de los clubes han provocado ya una reacción en el ente rector del fútbol europeo, la UEFA, que ha acudido al banco de inversión Barclays para trabajar en un proyecto que pueda llegar a premiar al campeón con hasta 2.000 millones por televisión (el proyecto de los clubes garantiza unos 1.000 millones). 

Negociación

"Todo forma parte de una negociación de los derechos televisivos de una nueva Champions, en la que los grandes quieren una mayor parte de un pastel más potente, y se presiona con la idea de una superliga ya en 2022. Los grandes, juntos, tienen mayor capacidad de presión", afirman fuentes conocedoras. "Será una súper Champions y tendrá lugar antes de 2025", aseguran otras.

El proyecto de la UEFA está todavía en fase de desarrollo en lo que concierne al formato, pero todas las fuentes conocedoras de él insisten en señalar que buscará aunar los objetivos de calmar a los gigantes y evitar una desconexión entre ellos y el resto de los clubes nacionales. Esto es, una superliga abierta o "súper Champions", con 36 equipos.

El Atlético de Madrid estaría entre los posibles privilegiados por la vía de cupos o posición en el reparto de los derechos. Y ello, tanto por méritos propios como también, por petición expresa del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, amigo personal del presidente colchonero, Enrique Cerezo, y con buenas relaciones con el banco de inversión estadounidense JP Morgan que 'auspicia' el proyecto de superliga cerrada, informan fuentes conocedoras.