El presidente de la Comisión Gestora del FC Barcelona, Carles Tusquets, ha asegurado que él habría tomado la decisión de dejar salir, el verano pasado, a Leo Messi y venderlo para atenuar la "horrible" situación financiera de la entidad blaugrana.  El presidente ha alertado de la mala situación económica del club: “En el mes de enero no se pueden pagar las nóminas. Es una situación de insolvencia. Los jugadores tienen dos partes de sueldo, en enero y julio. Se ha aplazado la de enero. También otros emolumento previstos, como el tema de primas por títulos”.

"Económicamente, yo habría vendido a Messi. Habría sido lo más deseable, y más teniendo en cuenta los límites salariales que establece LaLiga", aseguró en una entrevista en 'El Món a RAC1'.

Por negativa del expresidente Josep Maria Bartomeu, Messi se quedó y, ahora, forma parte de un vestuario que se ha rebajado el sueldo, y futuros variables, en un acuerdo salarial realizado a medias entre la Junta de Bartomeu, que lo inició, y la Gestora. "Hubo una parte de la rebaja salarial con la Junta de Bartomeu. Nosotros hemos pospuesto la parte más grande que cobrarán en los próximos cuatro años", apuntó Tusquets.

Situación sigue siendo mala

Eso sí, la situación sigue siendo mala. "Tener el Camp Nou cerrado supone ingresar 320 millones menos. La situación es horrible, pésima, pero cuando se reabra mejorará de golpe, así que hay esperanza", matizó.

"Si Neymar viene gratis, se podría plantear. Si no, no hay dinero para pagar. A no ser que un nuevo presidente venga con un milagro en la mano. Si se vende y el cuerpo técnico está de acuerdo, ¿'why not'?", se preguntó sobre un hipotético regreso del jugador brasileño.

Y es que, la realidad, es que la Gestora no quiere pagar ciertas facturas. "Han llegado facturas que no firmaremos, las pasaremos al nuevo presidente. No las vemos claras, no entendemos de dónde vienen y no queremos tener responsabilidad. No están perfectamente formuladas y entendemos que el precio no es de mercado", comunicó.