El Banco Sabadell ha conseguido cerrar el año con resultado positivo (2 millones de euros) pero descarta repartir dividendo a cargo de 2020, siguiendo las recomendaciones del Banco Central Europeo (BCE), después de haber sido uno de los únicos bancos que sí repartió parte de su beneficio con los accionistas por las cuentas de 2019. Así lo ha comunicado el presidente de la entidad, Josep Oliu, durante la presentación de resultados. 

El banquero también ha querido zanjar las especulaciones relacionadas con la fusión con BBVA. "El tema pertenece al pasado y ahora el banco no prevé una operación corporativa. Está haciendo los deberes", ha afirmado Oliu.

Banco Sabadell presentará próximamente al mercado un nuevo plan estratégico de tres años con el que la entidad pretende seguir en solitario y sacar el máximo beneficio para los accionistas. Esta nueva hoja de ruta la darán a conocer el nuevo consejero delegado de la entidad, César González-Bueno, y el futuro director financiero, Leopoldo Alvear. 

Sobre la venta de la filial británica, TSB, el presidente del banco ha señalado que su venta no es ahora una de las prioridades y espera que arroje resultados positivos en 2021, con un ROE esperado del 6%. 

Asimismo, el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, ha dejado la puerta abierta a comenzar a cobrar por los depósitos a los clientes minoristas. Por el momento, la entidad catalana no lo está haciendo pero no lo descarta si el entorno de tipos de interés sigue así. 

Resultados

Banco Sabadell cerró 2020 con un beneficio de 2 millones de euros, un 99,7% menos que en 2019, cuando ganó 768 millones, tras provisionar 2.275 millones por la crisis del coronavirus, liquidar el esquema de protección de activos (EPA) de la CAM y acometer un ajuste de plantilla.

La entidad, que a cierre del tercer trimestre había comunicado un beneficio de 203 millones, inicia este 2021 una nueva etapa, después de romper las negociaciones con BBVA para una posible fusión, con un nuevo equipo directivo que trabaja ya en el diseño del próximo plan estratégico, que verá la luz en el mes de mayo.

En el ejercicio 2020 la entidad vio lastrados sus resultados por la crisis del coronavirus, que llevó al grupo a provisionar 2.275 millones de euros para hacer frente a posibles impactos futuros derivados de la pandemia.