Bajo la denominación e-tron, Audi ya tiene en el mercado nada menos que cinco modelos 100% eléctricos en una ofensiva que va a llevar a la marca alemana a convertirse en una de las más volcadas con esta tecnología. Porque al primer e-tron lanzado en 2020 se sumó en seguida el e-tron Sportback a los que se acaban de unir los Q4 e-tron y Q4 e-tron Sportback además del revolucionario e impactante RS e-tron GT.

Una ofensiva en segmentos tan diferentes como el de los SUV y los superdeportivos, que está haciendo de la marca de los cuatro aros un referente en este campo en pleno desarrollo, y que ya tiene casi listo el desembarco en el segmento de las grandes berlinas con un A6 e-tron prácticamente definido y que no tardaremos en ver.

RS e-tron GT

Impactantes prestaciones en el e-tron más potente con sus 646 CV

Es el eléctrico más deportivo de Audi, en especial la variante RS con la que pone en el mercado todo un superdeportivo movido por una batería de alta capacidad y un motor capaz de alcanzar de manera puntual los 646 CV de potencia. Mide cinco metros de longitud, tiene carrocería tipo Gran Coupé de cuatro puertas y cinco plazas con un diseño en cierto modo próximo al del A7 Sportback. Además de la versión RS, la variante “estándar” da 476 CV frente a los 598 CV del RS, en ambos con un modo "boost" que durante casi tres segundos permite disponer de más potencia, 530 CV en el GT y 646 CV en el RS.

Una carrocería que permite ofrecer mucho espacio en el interior, sobre todo en las plazas delanteras, mientras que detrás tan sólo queda el confort condicionado por una altura al techo un tanto justa si rondas el 1,80 de altura. Tampoco la anchura es excesiva para un elevado confort para tres adultos, pero hay sitio para que se acomoden. En el maletero, algo menos de volumen en el RS, que se queda en 430 litros frente a los casi 490 litros del GT estándar.

Las dos versiones tienen dos motores eléctricos, uno en cada eje, de tal manera que cuenta con tracción total. La batería de iones de litio tiene una capacidad de 93,4 kWh y una autonomía homologada de 487 kilómetros en el e-tron GT quattro (casi 105.000 euros) y de 472 kilómetros en el RS e-tron GT (algo más de 143.000 euros). Para recargarlas, en un enchufe convencional el tiempo que requiere es muy alto, prácticamente 24 horas, por lo que se hace casi necesario un cargador rápido de al menos 7,4 o 11 kW para poder recargarlo durante la noche. Admite lógicamente cargas súper rápidas de hasta 150 kW.

En cualquiera de las dos versiones se siente una conducción excepcionalmente rápida en todo tipo de carreteras, especialmente en trazados de curvas amplias y velocidad elevada. Con la tracción total y el mucho aplomo que da un centro de gravedad muy bajo y un reparto de pesos muy equilibrado, el e-tron GT se mueve entre curvas con altísima eficacia y una sensación de hacerlo con mucha facilidad. Tanto a los mandos de la versión de 476 como la de 598 CV la conducción deportiva llega sin mucho esfuerzo, aunque no hay carreteras donde aprovechar todo el potencial.

La dirección de la versión RS con dirección a las cuatro ruedas y desmultiplicación variable, aporta mayor precisión y rapidez todavía que el GT estándar, en una conducción excitante a la que también contribuye el sonido artificial que se escucha por los altavoces del habitáculo y que intenta imitar en cierta medida el subir y bajar de vueltas de un motor de gasolina. Sin duda estimula mucho la conducción.

La suspensión del e-tron GT lleva muelles convencionales y en opción se pueden instalar una amortiguación neumática con tres cámaras de aire  que es de serie en el RS e-tron GT. Esta última suspensión pueden subir la carrocería en 20 mm y rebajarla en 22 mm. Hay diferentes modos de conducción disponibles (comfort, efficiency, dynamic e individual) que modifican el funcionamiento de la transmisión, los motores eléctricos y la suspensión.

La eficiencia de todo el sistema parece ser bastante razonable, toda vez que los 470 kilómetros de autonomía que homologa se pueden llegar a alcanzar en una conducción a ritmo normal. A velocidades de 130-140 km/h da la sensación en el breve recorrido realizado que puede acercar a los 400 kilómetros sin demasiados problemas. Habrá que esperar a una prueba más a fondo para comprobar hasta donde llega este RS en largos desplazamientos.

Q4 e-tron / Q4 e-tron Sportback

El Q4 e-tron es el Audi eléctrico de mayor autonomía con 520 km

La gama SUV de Audi estrena sus modelos compactos 100% eléctricos, un Q4 e-tron que llega al mercado destacando sobre todo por la amplia autonomía que ofrece y por un interior marcado por el diseño vanguardista y una notable amplitud. A diferencia del RS e-tron GT, el Q4 apuesta por el confort y la eficiencia, un modelo de proporciones muy válidas para el día a día y capaz de plantearse largos desplazamientos gracias a sus hasta 520 kilómetros homologados de autonomía.

Las carrocerías de ambos miden 4,59 metros de longitud, con formas próximas a un coupé en la parte posterior de la versión Sportback. Hay tres versiones diferentes por motor y potencia, Q4 35 e-tron, Q4 40 e-tron y Q4 50 e-tron quattro. Los dos primeros tienen tracción trasera y un motor con 170 y 204 CV respectivamente, mientras que el último tiene tracción total y dos motores –uno en el eje trasero– que rinden 299 CV de forma conjunta. La batería puede ser de 55 o 82 kWh de capacidad.

La recarga en corriente alterna permite una potencia máxima de 7,4 kW para la batería de menor capacidad y de 11 kW para la de mayor capacidad. En corriente continua admiten 100 y 125 kW respectivamente. En la red de recarga de Ionity, de la que Audi es socia, los clientes pueden recargar con unas tarifas reducidas, de 0,31 €/kWh en lugar de 0,79 euros.

Como en muchos eléctricos, se puede modificar la intensidad de la frenada regenerativa mediante las levas que hay detrás del volante. Hay tres niveles predefinidos y uno predictivo de eficiencia que evalúa los datos de navegación y las señales de tráfico y, en base a ellos, da recomendaciones para que el conductor practique una conducción eficiente. Precisamente el volante es una de las novedades que estrena el Q4, con un diseño plano por encima y por debajo y sustituyendo los botones mecánicos por una superficie táctil.

También lo es la pantalla del sistema de infoentretenimiento, de 10,1 pulgadas, que puede ser en opción de hasta 11,6 pulgadas, una de las más grandes de la marca hasta la fecha.