Empresas

La CNMC obligará a Renfe a alquilar sus trenes a los nuevos competidores privados

El regulador prepara una resolución en la que fijará las condiciones del alquiler del material rodante a las compañías de transporte de pasajeros y mercancías. Las empresas Air Nostrum y Arriva Spain Rail han presentado sendos proyectos ante la CNMC para un trayecto de alta velocidad y una ruta convencional

Tren de Renfe.
Tren de Renfe. EFE

La liberalización del transporte ferroviario de viajeros deberá realizarse en 2020 para cumplir con las exigencias marcadas por la Comisión Europea. Desde ese momento, las empresas tendrán la posibilidad de competir con Renfe dentro del mercado español, tanto en las rutas convencionales como en las de alta velocidad. Una de las acciones que ayudarán a preparar este nuevo ecosistema, en el que convivirán lo público y lo privado sobre las vías, la desarrollará próximamente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que ultima una resolución que regulará las condiciones a las que las compañías que quieran operar en este mercado podrán acceder a los trenes de Renfe.

El regulador de la competencia ha dado recientemente algunos pasos para tratar de adaptar el sector ferroviario a la nueva realidad, en la que ya existen tres mercados liberalizados en la Unión Europea y en la que el monopolio de Renfe en España tiene los días contados. El pasado enero, aprobó un texto en el que imponía a la empresa pública española una serie de condiciones para asegurar que sus rivales en el transporte de mercancías cuenten con maquinistas suficientes y puedan ofrecer sus servicios en igualdad de condiciones. Lo hizo después de recibir una denuncia de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP) en la que se criticaba que la política de contratación de personal de la empresa pública había perjudicado a sus competidores.

Unos meses antes, impuso a Renfe y al grupo Deutsche Bahndos multas históricas de 65 y 10,5 millones de euros, respectivamente, por entorpecer la liberación del sector de mercancías por ferrocarril –son el primer y segundo operador en España- con prácticas concertadas que perjudicaban a la competencia. Por otra parte, en septiembre aprobó la metodología para que las empresas interesadas puedan prestar el servicio de transporte internacional de viajeros por ferrocarril, después de haber recibido un proyecto de Air Nostrum para poner en marcha una ruta entre Madrid y Montpelier (Francia), con parada en Barcelona.

Nuevos competidores de Renfe

La resolución que analiza la Sala de Supervisión Regulatoria del organismo fijará las condiciones de acceso al material rodante de Renfe por parte de sus competidores, tanto los del sector de mercancías –ya liberalizado- como los que transporten pasajeros, bien en el corto plazo en rutas internacionales o bien a partir de 2020 en trayectos domésticos.

Este patrimonio de Renfe forma parte del denominado ROSCO ferroviario, creado hace unos años para poner en valor el excedente de la empresa pública; y en el que actualmente hay diverso material inutilizado al que podrían acceder sus rivales, como vagones y locomotoras, han detallado fuentes del sector del ferrocarril.

Fuentes del sector ferroviario inciden en que uno de los puntos que más polémica genera, en este sentido, es el del tipo de recursos del que dispondrán las empresas privadas. “La CNMC tendrá que determinar en qué condiciones se podrán alquilar unos y otros, ya que, como es lógico, Renfe adoptará una estrategia de mínimos y las empresas, de máximos, pues reclamarán los mejores medios”, han incidido.

Durante los últimos meses, han sido dos proyectos los que ha recibido la CNMC para abrir nuevas rutas internacionales de transporte ferroviario de viajeros. La primera, es la citada de Air Nostrum (ILSA S.A.), que pretende convertirse en la primera entidad privada española en operar en alta velocidad. La segunda, es la de la empresa Arriva Spain Rail, que quiere abrir una ruta entre La Coruña y la ciudad portuguesa de Oporto.

Esta última línea, contaría con paradas en las estaciones de A Coruña, Santiago de Compostela, Pontevedra, Vigo, Guixar, Valença do Minho, Nine y Porto Campanha, contaría con cuatro frecuencias diarias en ambos sentidos; y tardaría 2 horas y 46 minutos en recorrer los 342 km del trayecto. En este sentido, en la CNMC podría plantear algún problema el tramo entre A Coruña y Santiago de Compostela, dado que forma parte de la Red Ferroviaria de Interés General y podría obligar al regulador a elaborar una metodología para fijar las condiciones que deberán cumplir los operadores privados en este tipo de tramos. Fuentes internas del regulador han explicado que no hay ninguna decisión tomada al respecto.

Negativa del Gobierno

Todos estos movimientos se han realizado en un contexto en el que el Ministerio de Fomento se ha mostrado reacio a acelerar la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril. Sin ir más lejos, hace unos meses impugnó el reglamento que elaboró la CNMC tras recibir la solicitud de ruta de velocidad de Air Nostrum.

Fuentes próximas al Gobierno aseguraron entonces a Vozpópuli que no sería aceptable una apertura anticipada del mercado de servicios ferroviarios de viajeros respecto a la fecha de diciembre de 2020, establecida en la normativa europea. “Una apertura apresurada repercutiría en el propio viajero, que se podría enfrentar a expectativas e improvisaciones en los planteamientos de los servicios, que derivarían en servicios mal planificados e incorrectamente soportados en un sistema que no puede improvisar sus recursos”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba