Economía

BBVA aplaza las sanciones a sus empleados imputados hasta que no sean procesados

Los estatutos del banco exponen que el incumplimiento del código de buena conducta puede motivar a la adopción de sanciones disciplinarias 

Edificio de BBVA en Las Tablas (Madrid)
Edificio de BBVA en Las Tablas (Madrid) Clara Rodríguez

BBVA ha decidido aplazar las sanciones contra los empleados y las personas vinculadas al banco que están siendo investigadas por el juez Manuel García-Castellón, en el caso Tandem, hasta que no "haya hechos contrastados" y hasta que no "haya información suficiente", según fuentes de la entidad consultadas por Vozpópuli.  

El banco no va a "prejuzgar" ni hará valer el poder que le otorga el código de buena conducta, que recoge "sanciones disciplinares" o "repercusiones legales" a todo aquel que "pueda perjudicar a la reputación de BBVA", ya sea un trabajador o una persona vinculada "empresarial o profesionalmente". 

El código ético del banco tiene como objetivo "garantizar el cumplimiento de las obligaciones legales y evitar que la conducta sea contraria a las normas y políticas internas y pueda perjudicar al patrimonio, laimagen o la reputación de BBVA". 

Siendo estrictos, Ignacio Pérez Caballero, director de Red de Banca Comercial en BBVA España, Javier Malagón Navas, performance management & control, & head of data en Finanzas de la entidad; Inés Díaz Ochagavía, directora de Seguridad Corporativa y Nazario Campo Campuzano, jefe de equipo de Seguridad, estarían incumpliendo esta máxima. 

También, Ricardo Gómez Barredo, miembro del Consejo de Administración de Garanti BBVA y Antonio Bejar González, presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), sociedad participada por BBVA, se podrían enfrentar a acciones legales ya que el texto subraya que el "código podrá extender el ámbito de aplicación del mismo a otras personas o entidades vinculadas empresarial o profesionalmente con BBVA cuando, por la naturaleza de dicha vinculación, su actuación profesional pueda afectar en alguna medida, a la reputación o el buen nombre de BBVA o generar para BBVA algún tipo de responsabilidad".

Siete imputados y sin rastro de 'FG'

Exdirectivos del BBVA explicarán en la Audiencia Nacional el presunto espionaje que Francisco González encargó al comisario jubilado José Manuel Villarejo. En la lista destacan Ángel Cano, exconsejero delegado del banco, y Julio Corrochano, quien fuera jefe de seguridad de la entidad.

Los dos tendrán que declarar como investigados el próximo 4 y 5 de julio a petición de la Fiscalía anticorrupción. En total serán nueve excargos los que responderán a las preguntas del juez que lleva la investigación del caso Villarejo.

Los interrogatorios tienen lugar en medio de las pesquisas sobre el "clan policial mafioso" de Villarejo

Los interrogatorios tienen lugar en medio de las pesquisas sobre el "clan policial mafioso" de Villarejo. El ex alto cargo de la Policía, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, reconoció a su compañero, el también comisario Enrique García Castaño, que el BBVA le estaba pagando todo el dinero que habían acordado, según consta en una grabación de 15 de mayo de 2005 a la que ha tenido acceso Vozpópuli

En aquella época, Corrochano estaba a cargo de la seguridad del banco tras una dilatada carrera en el Cuerpo Nacional de Policía, donde conoció a Villarejo. Aquello bastó para que "Julito" -como se refieren a él en las grabaciones- fuese el nexo de unión entre el cabecilla del caso Tándem y el presidente de la entidad bancaria, conocido como ‘FG’.  

Según consta en el sumario, al que ha tenido acceso Vozpópuli, el BBVA pagó a Villarejo desde al menos 2005. Entre 2012 y 2017, las empresas del comisario facturaron de la entidad 5 millones de euros, según publicó 'El Independiente'. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba