Urbanismo

Ayuntamiento y Defensa hibernan Campamento, la otra eterna operación inmobiliaria de Madrid

El desarrollo del suelo ocupado por antiguos cuarteles en una de las entradas a Madrid vuelve a estar atascado. Tras varios intentos fallidos, el diálogo entre el Ayuntamiento de la capital y el Ministerio de Defensa, propietario de la mayoría de los terrenos, permanece en vía muerta.

Terrenos afectados por la operación Campamento
Terrenos afectados por la operación Campamento Sepes

Si el desbloqueo de la ‘operación Chamartín’ hizo albergar a alguien esperanzas de que podría pasar lo mismo con el otro gran desarrollo urbanístico pendiente de Madrid, la denominada ‘operación Campamento’, éstas se desplomaron con estrépito esta semana en sede municipal. Si no ocurre algo excepcional, la entrada a la capital por la A-5 seguirá flanqueada por cuarteles derribados, muro semiderruidos decorados por variopintos grafitis y algún resto de carteles con el lema "Operación Campamento es posible", a modo de burla del destino.

Fue el pasado miércoles cuando el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, confirmó que, en la actualidad, no hay ningún tipo de diálogo con el Ministerio de Defensa, propietario del 85% de las 211 hectáreas de terreno cuyo desarrollo inmobiliario data ya de los primeros tiempos de la Comunidad de Madrid, con Joaquín Leguina a la cabeza.

Curiosamente, uno de los últimos en llamar a la puerta de Defensa fue el grupo Wanda, ya ex propietario del Edificio España. Por entonces, aún lo era y su intención no era sólo asentarse en Madrid (su primera pica había sido la compra del 20% del Club Atlético de Madrid) sino extender sus dominios de forma notable. Y tan notable: un espectacular parque de ocio flanqueado por viviendas y dotaciones de todo tipo, por iniciativa privada, con el beneplácito de la entonces alcaldesa, Ana Botella.

Antes de que los planes comenzaran a torcerse por sí mismos, a mediados de 2015 la corporación municipal cambió de manos, la actual alcaldesa, Manuela Carmena, tomó el bastón de mando y pocos meses después comenzó la crisis del Edificio España, que acabó de un plumazo con el idilio del holding de Wang Jianlin con la capital.

"La Castellana del sur"

Sin embargo, Carmena no se olvidó de los terrenos de Campamento y de que allí ya había un Plan Parcial aprobado y dispuesto para desarrollar algo más de 11.000 viviendas en lo que un día vino a denominarse pomposamente "la Castellana del sur". Tras tocar a la puerta de Defensa, el entonces ministro, Pedro Morenés, le informó de que el último intento por desarrollar aquellos terrenos con el acuerdo de todas las Administraciones no sólo resultó fallido sino que terminó con un enfrentamiento entre el departamento que dirigía y la empresa pública Sepes, que gestiona diversos suelos de titularidad estatal, y que cuenta con algo más de un 12% de la extensión (el resto pertenece a propietarios privados). Un conflicto que lastraba cualquier actuación que quisiera llevarse a cabo.

A la vista de la posibilidad de que Wanda llevara a cabo su proyecto, Defensa comenzó a articular la subasta pública de aquellos terrenos, que ya se han ganado a pulso el calificativo de malditos.  

De hecho, aún permanecen en la página web de Addmeet, una plataforma por Internet elegida por el Gobierno para tramitar la venta de activos inmobiliarios y de suelos.

Diálogo roto

La ‘operación Campamento’ cobró un inesperado protagonismo en la última comisión de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento, gracias a una pregunta de la portavoz socialista Mercedes González. El director general de planeamiento y gestión urbanística, Juan Carlos Lasheras, aseguró en un primer momento que el equipo de gobierno municipal quería "establecer una mesa de concertación con el Ministerio de Defensa antes de fin de año", con el objetivo de explorar las posibilidades de volver a poner en marcha una actuación pública en el entorno.

Sin embargo, Calvo fue mucho más pesimista: "la intención de Defensa sigue siendo subastar el terreno y, a partir de ahí, hay poco que dialogar". María Dolores de Cospedal, que tomó el relevo de Morenés en Defensa, ha responsabilizado en alguna ocasión al Ayuntamiento del bloqueo que sufre la operación para terminar de ilustrar el fuego cruzado bajo el que este tipo de actuaciones caen en el olvido.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba