El Manchester United cayó 2-0 en su visita al Everton, exequipo de David Moyes, actual entrenador del United, que quedó así prácticamente fuera de la pelea por las plazas que dan acceso los torneos europeos el año próximo.

En los días previos al partido, el entrenador escocés del United había pedido respeto a los aficionados del Everton por su pasado en el club de Liverpool.

Sin embargo, las burlas fueron la tónica general en Goodison Park ante el mal momento de Moyes y de sus poderosos ‘red devils’.

La palma se la llevó un hincha disfrazado de ‘La Muerte’, que se colocó junto al banquillo visitante poco antes del descanso.

Vestido con una túnica negra, llevando una máscara e incluso una guadaña, el aficionado se puso a imitar cada gesto y movimiento de Moyes: cuando este se ponía de pie, La Muerte hacía lo mismo; si el entrenador recorría la banda para dar instrucciones a sus jugadores, el aficionado seguía sus pasos; etc.

El técnico del United se propuso no hacerle caso a La Muerte, pero ante la imposibilidad de abstraerse y concentrarse, pidió a los responsables de la seguridad del estadio que echasen del recinto a La Muerte. Y así lo hicieron.