Cataluña

El PP de Cataluña maneja encuestas de hasta ocho diputados en unas autonómicas

Alejandro Fernández.
Alejandro Fernández. EFE

¿Inicio de remontada o espejismo? Solo las urnas darán a conocer esta respuesta, pero en el Partido Popular de Cataluña se respira optimismo desde la llegada de Alejandro Fernández. La formación maneja las encuestas a nivel interno, como termómetro de la situación, aunque dejan claro que son solo sondeos. Algunas de estos le llegan a otorgar hasta ocho diputados, desde los cero que le auguraban los sondeos en el momento que tomó las riendas de una nave en pleno hundimiento.

"La primera de ellas apunta a cinco diputados, luego suben a siete y ahora le otorgan ocho". Todo ello en menos de diez meses. Las fuentes consultadas no dudan en señalar a Fernández como el artífice de este cambio. Cuando Fernández tomó el control del partido, una vez realizados los cambios pertinentes, las encuestas apuntaban a la extinción del PP en Cataluña. "Cero al Congreso, cero al Parlament y cero al Ayuntamiento de Barcelona", reconoce el propio Alejandro Fernández en una conversación con este diario en la sede del PPC en Barcelona.

"Salvar el Ayuntamiento fue clave", ha considerado Fernández. Josep Bou y Óscar Ramírez tenían representación por tan solo 111 votos, una victoria pírrica, pero victoria al fin y al cabo tras los augurios que parecían cumplirse.

Alejandro ya conoce lo que es ganar sobre la bocina. La noche electoral del 21-D los resultados en las urnas mostraban que perdía su acta de diputado por tan solo 13 votos, pero faltaba aún el recuento del voto exterior. "Lo gané por 180 votos dos días después. Soy un hombre afortunado y la fortuna me sonríe", explica a este medio.

Desde la llegada de Fernández, el Partido Popular de Cataluña ha logrado obtener un escaño en el Congreso, con Cayetana Álvarez de Toledo como la representante 'popular' de toda Cataluña. Pero el PPC no se conforma con las cifras manejadas en las encuestas y continúa trabajando para remontar con solidez el proyecto. La piedra de toque será el próximo 10-N con la idea inicial de mantener intactas las listas electorales, aunque no se descartan cambios en algunas de ellas.

Fernández ha realizado la travesía por el desierto, asumiendo los "errores" cometidos durante el mandato del Gobierno de Mariano Rajoy y el pacto del 155 con el PSOE, que pedía suavidad, y las prisas de Ciudadanos por aplicarlo. "La exigencia del PSOE fue hacerlo suave, mientras Ciudadanos pedía hacerlo rápido", una conjugación que "impedía profundizar en la toma de decisiones" y aplicar un 155 en condiciones. 

"Las condiciones nos la pusieron otros, y pese a tener mayoría en el Senado, era importante que el constitucionalismo actuara en bloque", ha matizado. "¿Que quedó imperfecto? Cierto. ¿Que el PP pagó todo el precio político, pese a que Ciudadanos y PSOE fueron partícipes de ese diseño? Cierto. Pero el 155 solo tenía estas dos opciones, y se aplicó la del pacto".

Ahora, Fernández trata de aunar de nuevo al constitucionalismo, pero no como un partido nuevo, sino con una estrategia conjunta entre ellos, el PSC y Ciudadanos, formaciones que ya han rechazado propuestas que podrían encaminarse en esta dirección, como una moción de censura contra Quim Torra.

En este sentido, el PPC trabaja en la elaboración del "libro blanco del constitucionalismo". Este proyecto se está realizando y negociando con numerosas entidades constitucionalistas, junto con la invitación a socialistas y 'naranjas', sin que la hayan aceptado, al menos por el momento.

"Falta paciencia y perseverancia en el constitucionalismo"

Fernández se fija en el ejemplo del separatismo para llegar hasta donde está en estos momentos. Primero en la paciencia durante los últimos 30 años, forjándose estructuras de Estado, abriendo sus tentáculos en cada parte de la sociedad civil, instituciones públicas y privadas, ganando peso en sectores clave, como la educación y medios de comunicación, y una vez tenidos han esperado al momento adecuado para lanzar su golpe.

Por contra, en el constitucionalismo "falta esta paciencia" y también "de perseverancia". En clara referencia a Ciudadanos, ha criticado que por primera vez un partido constitucionalista ganaba las elecciones autonómicas y "se han largado todos" a Madrid. 

A su juicio, se han perdido oportunidades para mostrar fortalezas y considera una ocasión perdida no haber apoyado una moción de censura contra Torra "cuando empezó con sus barbaridades". "No quisieron hacerlo", ha asegurado respecto al persistente rechazo de Ciudadanos.

"Si la primera vez no consigues la mayoría, inténtalo otra, y otra", ha arengado a las formaciones constitucionalistas para tratar de gobernar por primera vez en Cataluña. "En Andalucía parecía un cambio imposible, y al final llega", ha ejemplificado. Su palabra, repetida hasta en cinco ocasiones, es "insistir".

"Trabajar para ganar" y tratar de ilusionar a los "abandonados"

Fernández considera que unir al constitucionalismo, con sus singularidades, es una prioridad. Este bloque se quedó a solo tres escaños de la mayoría en el Parlament y en Cataluña se vota de media cada año y medio desde 2012, tiempo suficiente de "trabajar para ganar", apunta. "Si Ciudadanos no se hubiera conformado con los 36 escaños y hubiera trabajado a por los 40, el constitucionalismo tendría ahora una mayoría, pero no lo han hecho, se ha largado todo el equipo", ha lamentado.

Este cambio en Ciudadanos ha dejado "profundamente desorientados" a los electores. "En Madrid -en referencia al Congreso- se está más tranquilo, y es humanamente comprensible, pero no se entiende que la gente tenga esperanzas para después romperlas. Realmente no te comprenden ni propios ni extraños, porque es un calvario".

No oculta el "desánimo" entre los votantes constitucionalistas porque percibieron que un cambio era posible en Cataluña y ahora se sienten "abandonados". Un motivo por el que ve necesario el libro blanco, aunque los socialistas de Miquel Iceta no están por la labor.

"Ellos están en otra historia, en una tercera vía", señala el líder del PPC. Si ven fortaleza en este proyecto, "pueden verse forzados a sumarse", ha considerado respecto a un posible cambio de parecer del PSC. En este sentido ha recordado la ausencia de los socialistas en la manifestación del 8-O y cómo sí estuvieron presentes en el 29-O. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba