Cada vez son más las personas las que recurren a suplementos vitamínicos para encontrarse mejor y/o para adelgazar. Ahora que llega el buen tiempo, son muchos los que buscan en los suplementos unos potentes aliados para perder peso más rápido.

Seas o no de tomar vitaminas sintéticas, también puedes nutrirte de ellas eligiendo de forma inteligente los alimentos que contienen una u otra. Aunque nada hace milagros por sí solo, lector, los expertos coinciden en que seguir una alimentación equilibrada que contenga las siguientes vitaminas te puede ayudar a adelgazar y a estar mucho más sano.

¿Qué vitaminas son adecuadas si queremos adelgazar?

Si lo que buscas es perder peso, te detallamos a continuación qué vitaminas –y qué alimentos– debes incluir en tu dieta para conseguir tu objetivo:

1) Vitaminas B

Estas vitaminas son esenciales para tener un correcto metabolismo. La función principal de las vitaminas del grupo B es ayudar al cuerpo a metabolizar los carbohidratos, las proteínas y las grasas, entre otras muchas.

En el grupo de vitaminas B encontramos:

  • tiamina (B-1)
  • riboflavina (B-2)
  • niacina (B-3)
  • ácido pantoténico (B-5)
  • piridoxina (B-6)
  • biotina (B-7)
  • folato (B-9)
  • cobalamina (B-12)

Sobre la cobalamina (B-12) ya te hablamos en su momento en Vozpópuli. Se trata de una vitamina que esencial para la salud, ya que participa en la formación de ADN y glóbulos rojos y es necesaria para la función cerebral, la salud del corazón y la producción de energía, entre otras cosas. Aunque la investigación en humanos todavía es muy limitada, son bastantes los estudios que sugieren que la vitamina B12 podría afectar a la grasa corporal y al metabolismo.

La tiamina (B-1) también destaca entre las demás, ya que ayuda a las células del cuerpo a convertir los carbohidratos en energía, lo que acelera el metabolismo.

Si no quieres tomar suplementos, puedes encontrar este grupo de vitaminas en las lentejas, la leche, los huevos, la carne magra, los cereales integrales, los plátanos o las patatas. La B-12, no obstante, no se encuentra en ningún producto animal, por eso los veganos y vegetarianos suelen tomarla en suplemento.

Lo mejor para saber si tienes una deficiencia de vitamina B es acudir al médico y hacerte una analítica. Puedes intuir que así es si normalmente tienes: salpullido, hormigueo en manos y pies, labios agrietados, debilidad, fatiga, dificultad para respirar y/o pérdidas de equilibrio y memoria, entra otras cosas.

2) Vitamina D

La vitamina D es fundamental para tener un sistema inmunológico saludable. El cuerpo puede obtener toda la que necesita gracias al sol, sin embargo, desde el inicio de la covid, apenas nos da.

Es esencial tener suficiente nivel de vitamina D, ya que puede ayudar a prevenir la depresión, según algunas investigaciones, y a hacer lo propio con el sobrepeso y la obesidad, según otros estudios.

Podemos encontrar la vitamina D, además de en el sol, en las sardinas, el atún, el salmón, los lácteos y la yema de huevo, entre otros.

Si lo que quieres es obtenerla directamente del sol, con exponerte a éste durante cinco o diez minutos al día, dos o tres veces por semana, ya es suficiente para que el organismo produzca suficiente vitamina D. Ésta, no obstante, tendrá una vida media de dos semanas.

Para exponerte al sol, obviamente, deberás utilizar crema solar. También puedes recurrir a cápsulas de fotoprotección con vitamina D, que desde la primera toma aumentan la resistencia de la piel al sol y neutralizan y reparan el daño solar. En combinación con la clásica crema de fotoprotección tópica, consiguen una protección homogénea llegando a zonas donde no podemos aplicar crema solar como es el cuero cabelludo, los párpados o las orejas.

Puedes intuir que tienes falta de vitamina D si experimentas con asiduidad fatiga, cansancio, pesimismo y un estado de ánimo presivo, debilidad muscular, nerviosismo, insomnio y/o antojo de dulces.

Las temperaturas superarán los 20ºC en gran parte del país este lunes
Pexels

Lo mejor es que te hagas unos análisis para ver cómo andas de vitaminas. Si hubiera alguna deficiencia, tu médico se encargará de indicarte qué es lo más recomendable para ti.