Cada vez son más las personas las que recurren a suplementos vitamínicos para encontrarse mejor y/o para perder peso más rápido. Uno de los suplementos más demandados en aquellos que buscan adelgazar es el compuesto por la vitamina B12.

Se trata de una vitamina que esencial para la salud, ya que participa en la formación de ADN y glóbulos rojos y es necesaria para la función cerebral, la salud del corazón y la producción de energía, entre otras cosas.

La vitamina B12 se encuentra en productos de origen animal como carne, pescado, aves, huevos, leche y productos lácteos. También en otros de origen vegetal como la leche de almendras o de soja. Los vegetarianos y veganos suelen tomar suplementos de esta vitamina, ya que tienen déficit al no consumir carnes de animales. Y, como hemos dicho, también la toman muchas personas que quieren perder peso. ¿Por qué?

Efectos sobre la grasa corporal y el metabolismo

Aunque la investigación en humanos todavía es muy limitada, algunos estudios sugieren que la vitamina B12 podría afectar a la grasa corporal y al metabolismo.

Al respecto, una revisión científica concluyó que la vitamina B12 juega un papel clave en el metabolismo de las grasas, y señaló que sufrir una deficiencia de ésta podría estar relacionada con una mayor acumulación de grasa y obesidad.

Otro estudio, realizado en ratones, descubrió la deficiencia severa de vitamina B12 condujo a un aumento significativo en el porcentaje de grasa corporal y en el colesterol. Una investigación posterior parecida, y realizada en los mismos animales, halló que la administración de vitamina B a ratas que estaban siendo alimentadas con una dieta alta en grasas conducía a un metabolismo más rápido.

No obstante, faltan aún evidencias científicas para demostrar tales efectos de la vitamina B12 sobre la grasa de los humanos. Aun así, sí que se ha comprobado debidamente que tener un nivel adecuado de esta vitamina está asociado con un menor riesgo de padecer obesidad. Así lo comprobó un estudio, realizado entre más de 9.000 personas, y otro similar, realizado en 2013 entre casi mil personas.

Por tanto, y aunque no se puede concluir que la vitamina B12 provoque una pérdida de peso, sí que se ha relacionado con no padecer sobrepeso ni obesidad.

Cómo saber si tienes déficit de vitamina B12

Lo mejor, lector, es acudir al médico y hacerte una analítica para descubrir si tienes una deficiencia de vitamina B12. Si eres vegano o vegetariano, es posible que la tengas, y también si sufres alguno de estos efecto secundarios con demasiada asiduidad:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de cabeza.
  • Palpitaciones rápidas del corazón.
  • Fatiga y cansancio recurrente.
  • Pérdidas de equilibrio y de memoria.

El déficit de vitamina B12, como vemos, deja a la persona bastante 'planchada', así que quizá en su intento de salir adelante coma más carbohidratos que otra más sana y de ahí se explique el aumento de peso.

Si finalmente los análisis te indican que tienes un nivel bajo o deficiente de B12, es probable que tu médico te recomiende suplementos de vitamina B12, los cuales se compran a un módico precio en cualquier farmacia.

Otros tipos de vitamina B que también adelgazan

No sólo la vitamina B12 se ha asociado con la pérdida de peso, pues hay otras del grupo B que también juegan un papel esencial en la tasa metabólica, sobre todo la B1 (tiamina), la B2 (riboflavina) y la B6 (piridoxina).

Podemos encontrar estas vitaminas en alimentos como plátanos, patatas, huevos, espinacas o alimentos integrales.

Plátanos

Y antes de finalizar, advertirte que en algunos consultorios especializados en pérdida de peso ofrecen inyecciones de vitamina B-12 como parte de sus programas de pérdida de peso, las cuales prometen más energía y acelerar el metabolismo, sin embargo, si no tienes déficit de vitamina B-12 no te harán nada, así que que no te engañen, lector.