Hoy vamos a hablar de sexo oral, algo que sigue siendo medio tabú pero que todos practicamos –o nos gustaría practicar–. De hecho, se trata de una de las actividades sexuales que más adeptos tiene, quizá porque no se recibe ni se da con la frecuencia que uno desearía.

Al respecto, una nueva encuesta realizada por Gleeden entre 2.000 mujeres españolas, llegó a la conclusión de que el sexo oral se coloca como la alternativa preferida al coito para un 92% de las entrevistadas. Los cunnilingus y felaciones fueron seguidos de la masturbación en solitario (91%).

Aparte del tema que nos ocupa, llama la atención que el 62% confesó que nunca había practicado sexo anal y el 63% aseguró no haber visto nunca pornografía en pareja. Y otro dato: la encuesta destacó que las españolas tienen un promedio de seis relaciones sexuales al mes, pero tienen deseo sexual, en promedio, 9,7 veces, por lo que sólo cubren un 61% de su deseo sexual.

La española, por tanto, tiene ganas, otra cosa es que encuentre al indicado para dejarse llevar, suponemos. Y dado que lo segundo que más les gusta a las féminas de nuestro país, después del coito, es el sexo oral, vamos a profundizar un poco en el tema.

El sexo oral, lo preferido por las españolas (después del coito)

Como hemos visto, la encuesta ha detallado que las españolas quieren sexo oral, y no solo ellas. Otro estudio, realizado en aquella ocasión por Ashley Madison, llegó a la conclusión de que el 74,5% de los españoles desea tener sexo oral durante sus relaciones íntimas.

Esta encuesta, realizada entre 104.735 españoles, deja claro que a casi todos les gusta el sexo oral y que, sin duda, lo echan de menos. ¿Por qué lo queremos tanto y lo hacemos tan poco? ¿Quizá por la rutina de la pareja? ¿O porque la gente lo suele hacer mal?

Nosotros nos tememos que es por esto último, pues el sexo oral, para que sea placentero, debe estar bien hecho. No es como el coito, que, más o menos, todo el mundo sabe hacer. Si crees que necesitas unos trucos acerca del tema que nos ocupa, sigue leyendo.

Le manda indirectas...

La asignatura pendiente de los hombres

El sexo es bastante intuitivo y la experiencia está estrechamente relacionada con el buen hacer en horizontal, pero no siempre. El sexo oral cuando es ella la que recibe tiene sus complejidades, y éstas no son conocidas por numerosos hombres, que piensan que manejan bien su boca en los fondos femeninos pero la realidad es bien distinta. Para que perfecciones la técnica (o, al menos, lo hagas más decentemente) te decimos una serie de valiosos trucos:

1) No vayas al clítoris de inmediato

Muchos hombres cometen el error de ir directamente al clítoris con su lengua. Aunque no está del todo mal, lo mejor es empezar con besos por el interior de las piernas para, posteriormente, pasar al meollo del asunto. Ojo, tampoco te eternices en el recorrido, que lo sugerente también cansa.

2) Succionar suavemente y no taladrar con la lengua

Es muy placentero si absorbes, suavemente y con muchísimo cariño, el clítoris. Con cuidado. Si ves que no estás preparado para esto, mejor no lo hagas. Y, una cosa importante, por favor, no utilices la lengua a modo de pene y la introduzcas recta y firme por la vagina: es muy raro. Si quieres trabajar esa zona, utiliza tus dedos.

3) Utiliza su vientre

Otro truco es presionar la zona baja del vientre de ella mientras se está haciendo el trabajo, ya que así ella sentirá más fricción contra la zona del punto G.

Cómo hacerle sexo oral a él como una verdadera experta

O experto, que nadie se ofenda, por favor. El sexo oral es una de las actividades sexuales favoritas de los hombres. Así lo determinó una encuesta realizada por el portal británico especializado en salud sexual Superdrug’s Online Doctor, entre 1.100 hombres y mujeres europeos y norteamericanos, llegó a la conclusión de que el 30% de los encuestados elegiría el sexo oral por encima del coito.

Las investigaciones realizadas al respecto revelan que ellas suelen ofrecerse a dar sexo oral con más frecuencia que ellos, independientemente de si el hombre se lo pide o no. De hecho, el 60% de las mujeres europeas y americanas encuestadas confesaron que iniciaron mamadas a sus parejas sin que éstas se las pidieran.

Quizá por ello las mujeres suelen hacer mejor estos trabajos que los hombres. Aunque, para ser justos, quizá es más fácil también. No obstante, hay trucos. Una reportera de 'Men's Health' lo comprobó en primera persona cuando acudió a una clase de 'Blow Job School' o, en español, 'Escuela de felaciones'. Te decimos las dos cosas más importantes que aprendió:

1) Usar la boca con la mano

Los trabajos manuales tienen peor fama que los bucales. En el instituto, las masturbaciones tienen su gracia, pero con el paso de los años ellos demandan más las felaciones. Lo que mucha gente no sabe o no aplica es que se pueden hacer las dos cosas a la vez, utilizando la boca y la mano para acompañar. Esta es una de las lecciones básicas para hacer un buen trabajo.

2) El truco de la garganta profunda

Se suele decir que si no hay arcada no hay... Hablamos de la 'garganta profunda', una práctica que consiste en introducir el pene en la boca hasta el final, lo que ocasiona que roce con la garganta, provocando, en muchas ocasiones, arcadas en la parte activa del proceso.

Para evitar que esto suceda, el profesor de sexo oral dio un valioso consejo: mientras se esté practicando, hay que respirar constantemente por la narizy no por la boca, ya que de lo contrario aparecerán las náuseas. Apretar los abdominales es otra forma de que no se produzca la arcada. La garganta profunda requiere mucha práctica y la voluntad de triunfar, y no todo el mundo está dispuesto a ello.

La mano también es muy importante

Y esto sería todo, lector. Esperamos haberte ayudado en algo en lo que respecta a tus menesteres maritales.