En España se habla de todo con todos menos de sexo. Bueno, los hombres hablan más entre ellos pero nunca cuentan lo malo. De hecho, hay cierto pudor a la hora de confesar si tenemos algún problema de dormitorio, ya sea por nosotros mismos o por nuestra pareja. Este desconocimiento puede agravar el problema, pues uno no sabe bien por dónde tirar o si es normal lo que le sucede.

Cuando los españoles tenemos un problema sexual que nos atormenta y nos impide disfrutar plenamente de nuestras relaciones sexuales acudimos a los médicos, en este caso a los sexólogos. Y una de las cuestiones que más demandamos es información acerca de la sequedad vaginal, que puede producirse por una falta de deseo o por otras cuestiones asociadas.

Si tu pareja ya no lubrica como antes o si eres tú, lectora, la que sufre el problema, lo mejor es acudir a un especialista. Mientras tanto, puedes orientarte sobre lo que sucede con lo que te contamos a continuación:

Por qué una mujer deja de lubricar

La sequedad vaginal es un problema que afecta a muchas mujeres y de todas las edades, aunque es cierto que está especialmente asociado a la menopausia.

Hay dos elementos que contribuyen a tener una buena salud vaginal: la flora y la mucosa. En condiciones normales, la pared de la vagina produce un lubricante natural (mucosa) que ayuda a mantener la zona hidratada. A su vez, un buen estado de la microbiota o flora vaginal, que son el conjunto de microorganismos que habitan y protegen la vagina de manera natural y sin causar daño, también contribuye a una buena salud. Cuando este equilibrio entre ambas se rompe, es cuando se produce la sequedad vaginal, es decir, la disminución del flujo vaginal y mala hidratación, detallan los expertos de KernPharma.

Además de esta causa, que es una de las más comunes, hay otras que explican por qué ella ha dejado de lubricar como antes:

  • Toma de anticonceptivos hormonales, como la píldora, ya que causa pérdida de deseo sexual en algunas mujeres.
  • La medicación hormonal, como la indicada para tratar el cáncer de mama, la endometriosis, los miomas uterinos o la infertilidad.
  • Problemas psicológicos como el estrés, la ansiedad, el bajo estado de ánimo, una baja autoestima o haber sufrido experiencias sexuales negativas en el pasado.
  • Una infección vaginal.
  • La menopausia.
  • Mala comunicación con la pareja: a algunas mujeres les cuesta lubricar porque no sienten suficiente placer cuando mantienen relaciones sexuales. Este tipo de problema suele ir ligado a la falta de comunicación en la pareja o problemas de intimidad, donde la mujer tiene dificultades para explicar qué quiere o le gusta.
  • La rutina o los problemas cotidianos sin resolver, como el reparto no equitativo de las tareas en el hogar o la fatiga provocada por el cuidado de niños o familiares.
  • Infidelidad: ella puede haber dejado de lubricar con su pareja al hacerlo sólo con otra persona.

Cómo solucionarlo y acabar con la sequedad vaginal

La sequedad vaginal es muy incómoda, sobre todo para ellas, pues produce irritación, sensación de tirantez, dolor, ardor o picazón. Causa mucho malestar y puede afectar a la calidad de vida de las mujeres, y no sólo en lo que se refiere a mantener relaciones sexuales, que acaban siendo un infierno.

Afortunadamente, existen muchos remedios para acabar con la sequedad vaginal, como el uso de hidratantes vaginales o lubricantes.

En el caso de que la sequedad vaginal no remita o si los síntomas son intensos, el ginecólogo puede recomendar otros tratamientos como una terapia hormonal de uso tópico con óvulos o cremas vaginales.

Por otro lado, al tratamiento indicado por el médico deben sumarse hábitos ginecológicos saludables así como hacer un trabajo de introspección y con la pareja para determinar qué está pasando y por qué ya no se lubrica como antes. Si es cuestión de la edad, estrés o medicación, no hay por qué darle más vueltas, pero si la causa es otra, quizá sería bueno meditar sobre ello y ver qué falta en la relación.