Aunque lo más probable es que tu calvicie este propiciada por culpa de cómo te hicieron tus padres, lo cierto es la alimentación juega un gran papel en tu evidente alopecia.

En muchas ocasiones, de hecho, la calvicie aumenta o aparece por llevar una alimentación incorrecta o por no tomar determinadas comidas que fortalecen el cabello

En Vozpópuli ya te dijimos qué alimentos debías evitar si ves que cada vez tienes menos pelo. Hoy te vamos a contar cuáles has de introducir en tu dieta para frenar la caída del cabello. Atento:

Huevos

Los huevos son una gran fuente de proteínas y biotina, dos nutrientes que pueden promover el crecimiento del cabello.

Consumir una cantidad adecuada de proteínas es importante para el crecimiento del cabello porque los folículos pilosos están compuestos principalmente de proteínas, y se ha demostrado que presentar un déficit de éstas contribuye a la caída del pelo.

La biotina, por su parte, es esencial para la producción de una proteína capilar llamada queratina, por lo que consumir alimentos ricos en ella ayudan a mejorar el crecimiento del cabello. Además, los huevos proporciona zinc y selenio, que frenan la caída del pelo.

Frutos secos

Los frutos secos son ricos en vitamina E, B, zinc y ácidos grasos esenciales, lo que los convierte en un indispensable para frenar la caída del cabello. Si no sabes cuáles elegir, te recomendamos las nueces o las almendras.

Espinacas

Las espinacas son ricas en ácido fólico, hierro y vitaminas A y C,los cuales pueden promover el crecimiento del cabello.

La vitamina A ayuda a las glándulas de la piel a producir sebo, que hidrata el cuero cabelludo para mantener el cabello sano. El hierro, por su parte, ayuda a los glóbulos rojos a transportar oxígeno por todo el cuerpo para impulsar su metabolismo y ayudar al crecimiento y la reparación del pelo.

Pescado graso

Los pescados grasos como, el salmón, son ricos en ácidos grasos omega-3, que, como te hemos contado previamente, se han relacionado con el crecimiento del cabello. Esto lo han demostrado algunas investigaciones, como esta, realizada en 120 mujeres y que probó que tomar un suplemento con ácidos grasos omega-3 y 6 frenaba la caída del cabello y aumentaba la densidad del mismo.

Además, el pescado graso es una gran fuente de proteínas, selenio, vitamina D3 y vitamina B, nutrientes que pueden ayudar a evitar la caída del pelo.

Pimientos

Los pimientos son una excelente fuente de vitamina C, la cual ayuda a promover la producción de colágeno, que puede ayudar a fortalecer el cabello. También es un fuerte antioxidante que puede proteger el cabello contra el estrés oxidativo.

Aguacates

Los aguacates, además de ácidos grasos esenciales, contienen vitamina C y E. Esta última ayuda a combatir el estrés oxidativo al neutralizar los radicales libres. Una investigación realizada entre personas que sufrían alopecia demostró que aquellas que tomaron un suplemento de vitamina E experimentó más crecimiento del cabello que aquellos que no lo tomaron.

Ostras

La falta de zinc en la dieta puede promover el efluvio telógeno, una forma común pero reversible de pérdida de cabello causada por la falta de nutrientes, por eso es recomendable comer ostras, ya que son una gran fuente de zinc. Además, algunos estudios han demostrado que tomar un suplemento de este mineral puede revertir la caída del cabello. Eso sí, siempre en pequeñas dosis, pues si nos pasamos conseguiremos el efecto contrario.

Carne

La proteína en la carne ayuda al crecimiento del cabello y ayuda a reparar y fortalecer los folículos pilosos. Tener una deficiencia de proteínas y hierro se ha relacionado con la caída del cabello.

Alimentos que no debes comer si quieres frenar la calvicie

Ya te hemos dicho los que sí debes comer, ahora vamos a recordarte aquellos que no son buenos para frenar la caída del cabello:

Azúcar

El azúcar es el mal del siglo XXI. El divulgador científico Gary Taubes, en su libro 'The Case Against Sugar' (Random House), apunta en esta dirección: asegura que el azúcar causa una larga lista de problemas de salud modernos, desde el asma hasta la hipertensión pasando por los accidentes cardiovasculares o incluso algunos tipos de cáncer.

Además de todo ello, el azúcar es el mejor amigo de la alopecia, tanto en ellos como en ellas. "Su consumo excesivo dificulta el control del estrés, provocando una disminución de los niveles de determinadas hormonas y proteínas, como la B y la E, necesarias para mantener un pelo sano y fuerte", detalla Burgos.

Pan, galletas y pasteles

Al azúcar hay que añadirle los hidratos de carbono simples o refinados, que están cargaditos de este polvo blanco. 

Debemos evitar cualquier tipo de golosinas, chocolates y dulces; también las galletas, pasteles, panes o cualquier producto realizado a base de harina blanca. ¿La razón? Estos alimentos impiden la absorción de nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello y, por tanto, afectan y debilitan los folículos.

Sal, embutidos y grasas

La sal, además de hacernos engordar por la retención de líquidos, también es muy mala para el cabello, pues puede resecarlo, hacer que pierda volumen, frenar su crecimiento y acelerar su caída.

Asimismo, consumir alimentos con alto contenido en grasas, como embutidos o comida rápida, daña la regeneración capilar porque provoca un aumento de la testosterona, acelerando la caída del cabello. 

Atún y pez espada

Debemos evitar los pescados y mariscos que tienen altos índices de mercurio, presente sobre todo en el atún o el pez espada.

Alcohol

Consumir excesivo alcohol provoca que no absorbamos correctamente el zinc, que contribuye al crecimiento del pelo. Además, las bebidas espirituosas nos deshidratan, volviendo el cabello más débil y quebradizo.

Y esto es todo, lector. Si ves que el tema se te va de las manos y no estás cómodo, consulta a un profesional, pues hoy, casi todo, es reversible.