Con el arroz blanco existe una gran controversia, pues mientras unos aseguran que es bueno para adelgazar otros consideran que nos hace aumentar de peso debido a sus hidratos de carbono y almidón. Entonces, ¿qué creer?

El arroz blanco es un alimento muy procesado y le falta la cáscara (la capa protectora dura), el salvado (capa exterior) y el germen (núcleo rico en nutrientes). Al arroz integral, por el contrario, sólo se le quita la cáscara.

Por esta razón, el arroz blanco carece de muchas vitaminas y minerales que sí están presentes en el integral. Pero vayamos al tema que nos ocupa: ¿es bueno o malo para adelgazar?

¿El arroz blanco engorda o puedo comerlo para adelgazar?

Hay controversia en este punto. Mientras algunos estudios han relacionado las dietas ricas en granos refinados (como el arroz) con la obesidad y el aumento de peso, otras investigaciones no han llegado a estas conclusiones.

Además, se ha demostrado que las dietas en las que el arroz blanco tiene un gran protagonismo promueven la pérdida de peso, especialmente en países donde es un alimento cotidiano, como en los asiáticos.

En resumen, el arroz blanco no parece ser determinante ni en el adelgazamiento ni en el aumento de peso. Así que tómalo cuando quieras pero sin pasarte y cuidando la forma de cocinarlo (mejor cocido que frito, por ejemplo).

Arroz blanco
Arroz blanco Piqsels

¿Arroz blanco o integral?

Puestos a comer arroz, quizá es mejor que elijas el integral, ya que no sólo tiene más fibra sino que se ha demostrado que ayuda a perder peso y a mantener un peso corporal saludable.

El arroz integral es, por lo tanto, la mejor opción si estás tratando de adelgazar y de estar sano, ya que es además más nutritivo y contiene una buena dosis de antioxidantes y aminoácidos esenciales, los cuales, sobre todo ahora con la covid, nos viene de perlas.

Arroz blanco con gambas

Cómo cocinar el arroz para que engorde aún menos: el truco

Sudhair James, estudiante de la Facultad de Ciencias Químicas de Sri Lanka, y su profesor el Dr. Pushparajah Thavarajah, descubrieron que según se cocine el arroz es posible modificar la estructura del almidón (la fécula, que es lo que engorda) que contiene.

¿Y cómo? Cuando el agua está hirviendo, antes de echar el arroz, hay que añadir un poco de aceite. Una vez cocinado, se debe dejar enfriar el arroz en la nevera durante 12 horas antes de volver a calentarlo para comer, detallan desde Directo al paladar.

De esta forma, el aceite interactúa con el almidón para alterar su estructura, mientras que el proceso de enfriamiento ayuda a preservar la conversión del almidón, dando como resultado un arroz con menos calorías.

Arroz sí, pero sin pasarse

Como todo, el arroz en exceso no es bueno. De hecho, consumir demasiado arroz puede provocar síndrome metabólico, lo que puede aumentar su riesgo de sufrir problemas de salud, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y accidentes cerebrovasculares.

Los estudios han demostrado que las personas que comen regularmente grandes cantidades de arroz blanco tienen un mayor riesgo de síndrome metabólico, especialmente los adultos asiáticos.

¿Sabías esto? ¿Eres muy de arroz?