Turismos con más de diez años de antigüedad y más de 400.000 kilómetros a sus espaldas, motocicletas también con más de diez años y todo terrenos que superan los 500.000 kilómetros son algunas de las denuncias que llegan desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles de Badajoz, denuncias que supone incumplir lo que la propia Dirección General de Tráfico recomienda en sus campañas sobre prevención de accidentes, en las que señala que el riesgo de que haya al menos un fallecido se duplica en los vehículos antiguos respecto a los más modernos y con mayor equipamiento de seguridad activa y pasiva.

Así, por ejemplo, la DGT recomienda por seguridad renovar cada siete años los vehículos comerciales, en cierto modo similares por la tipología de su utilización a los empleados por la Guardia Civil de Tráfico que, sin embargo, hace caso omiso de sus propias recomendaciones con una flota que, en lo que a la provincia de Badajoz se refiere, supera en muchos casos la edad recomendada, con kilometrajes excesivos y una clara falta de fiabilidad.

Mientras recomienda a los ciudadanos acogerse a los planes de renovación del parque automovilístico, los agentes que trabajan para la seguridad vial se someten a unos riesgos innecesarios que podrían minimizarse con una flota más moderna.

Entre los ejemplos que la Asociación denuncia, se encuentran 20 moticletas que superan los diez años de antigüedad, dos coches patrulla también con más de diez años, un coche patrulla con más de 400.000 kilómetros, otros tres con más de 300.000 kilómetros e, incluso, un Nissan Terrano con 525.000 kilómetros a sus espaldas.