Este miércoles se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado, el balance de cuentas del Instituto Cervantes correspondiente al año 2016. En el apartado dedicado a describir la plantilla de trabajadores y su distribución por edad y sexo, la foto final arroja un abierto desfase entre hombres y mujeres.

De un total de  56 directores,  42 (75%) son hombres mientras que sólo 14, 25%, son mujeres. La cifra contrasta cuando, al revisar ese cuadro de distribución de personal por edad y sexo, puede verse que del total de los profesores distribuidos a lo largo de sus centros, el 64% del cuerpo docente son  mujeres, es decir 174, contra los 97  profesores hombres. Los puestos directivos son masculinos, mientras que los puestos docentes corresponden a mujeres. En la del total de del personal administrativo (259), 196 son mujeres (75%) son mujeres, mientras que 25% son hombres, justo la proporción inversa del cuadro directivo.

El Instituto Cervantes, creado en 1991 para promover universalmente la enseñanza, el estudio y el uso del español está presente en 87 centros distribuidos en 44 países por los cinco continentes. Además, cuenta con dos sedes en España, la sede central de Madrid y la sede de Alcalá de Henares. Estas cifras incluirían, se distribuyen en espectro.