Actualidad

La agonía de Sánchez: el PSOE va a la campaña enfrentado al electorado de izquierdas

Pedro Sánchez puso fin ayer a la ficción que estos cuatro meses le ha situado cerca de La Moncloa mientras los barones, por una parte, y Podemos, por otra, le han forzado a encarar el 26-J cojeando hacia la derecha y con serias dificultades para ampliar electorado por la izquierda. “Ha caído en la gran trampa”, admiten en su entorno.

Pedro Sánchez, líder del PSOE.
Pedro Sánchez, líder del PSOE. EFE

Cuatro meses ha durado la travesía fallida de Pedro Sánchezhacia La Moncloa, finalmente retratada ayer en una comparecencia en la que a duras penas pudo disfrazar su abatimiento. Del fracaso culpó a Podemos,  por “haber traicionado el cambio” y haber “sostenido a Mariano Rajoy en La Moncloa”.  Para el líder socialista hay dos Podemos en uno: el ala dura de Pablo Iglesias, “aliada del PP”, y el ala blanda pilotada por Iñigo Errejón, perdedor de esta batalla. “Rajoy ha encontrado un salvavidas en el señor Iglesias”, repitió cansino Sánchez, plenamente convencido de que jugó desde el principio en contra de cualquier acuerdo con el PSOE.

Sánchez arranca la precampaña llamando traidor a Iglesias y acusándole de ser el salvavidas de Rajoy

Queda claro que a Sánchez le hubiera gustado recorrer los dos meses que restan hasta las nuevas elecciones con un perfil nítidamente de izquierdas. En la verbena vivida este martes en el Congreso, animada por los cuatro diputados valencianos deCompromís, la frase más envenenada para el líder socialista salió de boca de Pablo Iglesias: “El PSOE tendrá que decir en campaña con quien va a pactar después del 26 de junio”. El emplazamiento lo hizo tres horas después de que Compromís volviera a poner a Sánchez contra las cuerdas, ofreciéndole un pacto de Gobierno exprés a la valenciana. La respuesta fue negativa, por lo que los socialistas tendrán muy difícil convencer ahora a sus electores de que en cuestión de ocho semanas, tal vez bajo otro liderazgo, no acabarán en manos del PP, aprovechando la plataforma que les brinda el pacto con Ciudadanos.

Reacio a precisar lo que pasa por su cabeza sobre futuras alianzas, a lo más que llegó Sánchez fue a trazar por anticipado dos líneas insalvables: “No pactaré ni con los independentistas ni con el PP”. Hay que deducir, pues, que vuelve a dejar la puerta abierta a Podemos. A pesar de su “traición”.

Se confirma, así, lo que varios barones afines a Sánchez pronosticaron cuando el comité federal del pasado 28 de diciembre le maniató cortándole el paso a un pacto con Iglesias o con Rajoy  favoreciendo, por tanto, un acuerdo con Ciudadanos. Al final, estas circunstancias pueden acabar facilitando el sorpasso y la instalación de Pablo Iglesias como jefe de la izquierda en la próxima legislatura. En otras palabras, enterrando la corta carrera política del sufrido líder del PSOE ante la necesidad de encontrar un sucesor menos combativo con la ‘gran coalición’.

Rajoy, ante una plácida campaña electoral

La paradoja es que esta “gran trampa”, como la denominan fuentes del Grupo Socialista, no la han urdido, al final, los que han soñado desde el principio con ver en el sillón de Ferraz o en el cartel electoral a la presidenta andaluza, Susana Díaz. Una vez que el máximo órgano del partido entre congresos le prohibió el paso a Sánchez a la agitada casa de Podemos, algunos de sus mejores amigos, entre ellos un conocido exministro de Zapatero, le aconsejaron que para no asustar al Ibex cerrara un pacto con Albert Rivera, convencidos de que a él acabaría sumándose con su abstención Iglesias, facilitando así el desalojo de Rajoy de La Moncloa.

La operación estuvo a punto de fructificar una semana antes de la investidura, pero al final se torció por la rotunda negativa de Iglesias a entregar la llave del Gobierno a un enjuague de centro derecha. Parece que el diputado de Podemos Iñigo Errejón sigue llorando por las esquinas al ver frustrados sus deseos. Ahora solo tiene posibilidades de ganar autoridad dentro de la formación morada si después del 26-J ésta pierde tantos diputados como pronostican algunas encuestas, ninguna de ellas creíbles por la muestra tan reducida de población sobre la que atisban el mapa político para el próximo verano.

El líder socialista adelanta que nunca pactaría con los independentistas y con el PP después del 26-J

En la dirección del PSOE se reconoce que el bloqueo al que han conducido las últimas maniobras políticas de Sánchez le ofrecen al PP un campo abonado para desarrollar una plácida campaña electoral, ya que siempre podrá demostrar que Ciudadanos ha quebrado su virginidad tomando partido y que los socialistas han jugado esta partida sin un criterio claro. “Por mucho que se esfuerce Pedro en la campaña, le será muy difícil demostrar que ha trabajado a favor de un pacto con la izquierda. Lo lógico es que asistamos a un choque de trenes con Podemos del que el principal beneficiario será el PP, sobre todo si la abstención se dispara”, resumen las fuentes.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba