Medios

Preocupación por los movimientos de personal en los informativos de TVE

Asociaciones de periodistas, políticos y medios de comunicación defienden la independencia de la cadena pública respecto al poder político y lamentan que se cambie a los profesionales con cada nuevo gobierno.

El cambio de directiva en los informativos de Televisión Española ha dado mucho que hablar. Primero fue la llegada de Julio Somoano desde Telemadrid. Después, el despido de algunos de los 'periodistas estrella' de la casa, anunciado en pleno verano. A esto se suma la perspectiva de más recortes en una cadena que este año debe ajustarse a un presupuesto 204 millones inferior al del ejercicio pasado y que no logra cuadrar sus cuentas.

Televisión Española ha vuelto a la actualidad esta semana con las sustituciones de los profesionales cuyos ceses se habían dado a conocer anteriormente. Así, la cadena anunció que Marta Jaumandreu – quien antes de su llegada a TVE trabajó en Telemadrid, igual que Somoano – presentará el Telediario de las 21.00 horas, una de las 'joyas de la corona' de la cadena. Jaumandreu sustituye a Pepa Bueno, que dejó su puesto para marcharse a la Cadena SER, si bien se ha rumoreado que, de no haber sido así, hubiera corrido igual suerte que otros presentadores.

Los puestos de Xabier Fortes en La Noche en 24 horas y Alicia Montano en Informe Semanal, ambos cesados también durante este verano, han sido ocupados respectivamente por Ana Ibáñez, hasta ahora en el informativo del canal 24 horas, y Olga Lambea, también del equipo de presentadores del canal 24 horas.

La prensa internacional califica estos cambios de "purga"

Otro de los puestos golosos en los programas informativos es el que dejaba Ana Pastor en Los desayunos de TVE. En este caso, ha sido ocupado por María Casado, que hasta ahora presentaba el Telediario de fin de semana y algunos programas informativos, como 59 Segundos. El cese de Pastor fue el más controvertido de todos y saltó incluso a la prensa internacional.

Uno de los medios que recogieron la noticia fue el británico The Guardian, que acusaba al Gobierno de "purgar" a los profesionales que habían sido críticos con sus políticas de austeridad. En una de sus informaciones, el rotativo británico aseguraba que estas acciones son una demostración de que Mariano Rajoy "no tolerará ninguna crítica".

Además de dedicar buena parte del texto al cese de Ana Pastor, The Guardian aprovecha para recordar los casos de manipulación informativa que se dieron en la cadena pública durante el gobierno de José María Aznar El medio alude a la cobertura de la huelga general de 2002 que, según el texto, "incluía el espectáculo de los reporteros en centros de ciudades desiertos insistiendo en que la vida iba con normalidad".

Basagoiti (PP) se une a las críticas

La última crítica a los cambios en TVE ha venido de dentro del propio Partido Popular. Antonio Basagoiti no está de acuerdo en que que se cambie a los profesionales de los medios de comunicación públicos con cada cambio en el poder. Así, el íder del PP vasco ha mostrado su discrepancia con "este tipo de cosas de que, porque cambien los gobiernos, se tiene que cambiar las personas que son profesionalmente brillantes".

"Porque cambien los gobiernos no se tiene que cambiar las personas que son profesionalmente brillantes"

En su defensa del "periodismo independiente" en los medios públicos, el político se ha referido, una vez más y como tantos otros, al caso concreto de Ana Pastor. Asegura que es "una periodista independiente" y que "ha sido dura con Rubalcaba, con Pajín, con Cospedal, con Aguirre, etc. Ha sido dura en todas sus entrevistas porque es muy buena periodista", si bien reconoce que "es verdad que algunos informativos y algunas tendencias en algunas informaciones" de la cadena pública "no parecían muy objetivas", aunque no cita ningún caso concreto.

Preocupación en el periodismo

Tras los ceses más sonados en los servicios informativos, Reporteros Sin Fronteras (RSF) emitió un comunicado mostrando su preocupación por el despido de profesionales en la cadena estatal. La ONG afirma estar preocupada por la "toma de control político" que se está produciendo en la radio y la televisión públicas a través de estos "movimientos de personal" y califica al ente RTVE como el "escenario de una batalla política en detrimento del derecho de los ciudadanos a una información plural y equilibrada".

RSF pone como ejemplo el caso concreto de Ana Pastor pero cita también a Fran Llorente (jefe de informativos), Alicia Montano y Xabier Fortes. La organización achaca estos cambios en la plantilla a la llegada de Leopoldo González-Echenique a la presidencia de la corporación. Este nombramiento se produjo tras un cambio en la normativa para la designación de este cargo, que antes tenía que ser por mayoría de dos tercios en el Parlamento pero ahora basta con mayoría simple, circunstancia que favorece al partido que tenga la mayoría en la Cámara.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) también ha manifestado su oposición al nuevo sistema de elección del presidente de RTVE. "El sistema de elección debería volver a ser el que era antes", ha declarado el vicepresidente de la Federación, Aurelio Martín, a Vozpópuli. La postura de la FAPE respecto al ente público, recuerda Martín, "se basa en defender su independencia respecto de los poderes en el aspecto informativo".

Asimismo, denuncia que la "batalla política" por el control de RTVE "perjudica el trabajo de sus profesionales". "Lamentamos que cada cambio político lleve aparejado otro de directivos y profesionales en los medios públicos sin que se tenga en cuenta la valía profesional de los anteriores", agrega.

"Falta un debate y un anuncio claro de qué se quiere hacer con los medios públicos"

El vicepresidente de la FAPE denuncia la falta de una postura clara del Gobierno respecto a la radiotelevisión pública. "Falta un debate y un anuncio claro de qué se quiere hacer en este terreno", asegura, e insta al Ejecutivo a "decir claramente qué quieren hacer con los medios públicos".

Respecto a la amenaza de recortes que pesa sobre Radiotelevisión Española, la Federación reclama "una gestión rigurosa y austera, que dedique el dinero público a los servicios de interés general". En este aspecto, las preocupaciones de la FAPE se centran en la "calidad y fiabilidad" de la información, al igual que con los recortes en la también pública Agencia Efe.

Martín califica esta situación como "muy preocupante" y asegura estar muy inquieto respecto al futuro de los medios públicos en España, porque "no se sabe qué puede pasar". No se atreve a hacer previsiones sobre si podrán repetirse los procesos de entrada de capital privado que se han abierto para las televisiones autonómicas o si se repetirán los casos de Francia o Portugal, en pleno proceso de privatización de su televisión pública, aunque sí ve posible que se plantee un cambio en la financiación a través de la vuelta a la publicidad o algún tipo de patrocinio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba