Gourmet

Bibí García: la mujer que seduce a la pinot noir

A afueras de Ronda hay un cortijo que tiene ‘preocupada’ a media Europa. Ni la prima de riesgo, ni la liquidez del Euro… En Cortijo de los Aguilares, a la afueras de la localidad malagueña, se elabora un vino con pinot noir, que ‘muerde la oreja’ a los arrogantes productores de toda la vida. Un pequeño viñedo tratado como un jardín y los cuidados de esta tímida enóloga lo convierten en un lugar mágico, perfecto para una inversión en el pequeño placer de beber un vino original de precio competivo. La serranía de Ronda sabe mucho de buen vivir y este lugar lo demuestra.

¿A qué uvas les gusta más el sur?

Nuestro sur es peculiar, con gran oscilación térmica debido a la altura de la viña, que está a 900 metros, sumado al sol de Andalucía. Las de ciclo largo se comportan especialmente bien. Estamos muy satisfechos con la petit verdot: aunque es bordelesa de origen, está dando resultados extraordinarios.

¿Mar o montaña?

Como vivo en la montaña, mar.

¿Hay poesía en un viñedo?

Mucha. Momentos como la floración o el cuajado de la viña son de una delicadeza increíble. 

A menudo comparas la música y el vino…

Me gusta mucho el jazz porque es fruto de improvisación desde el conocimiento musical. Es importante que el músico conozca la técnica, pero casi tan importante que se deje llevar y exprese lo que sienta en cada momento, que le ponga pasión y alma a lo que hace. La historia de la música está llena de ejemplos de intérpretes autodidactas, o con ciertos defectos, que emocionan profundamente.

El vino es lo mismo para mí, hay muchos que son analíticamente perfectos y te dejan indiferente al beberlos, sin embargo otros, incluso cargados de ‘imperfecciones’ te tocan en lo más profundo. Son los vinos con alma, que es la expresión del origen de ese vino, el terruño, quién trabaja para hacerlo, esa energía que te contaba que emplea tanta gente en el cuidado del viñedo, el carácter de la tierra y del clima....y por supuesto la pasión de quién lo elabora.

Vuestro viñedo tiene algo de jardín...

Lo manejamos de forma artesanal, y su aspecto es fruto del trabajo de un gran equipo humano. Todo es el trabajo que invertimos acaba dando la cara en forma de una uva sana y equilibrada, que es nuestro objetivo. Es un arduo camino que al final tiene su recompensa cada vendimia.

La pinot noir se carga de espiritualidad... ¿cómo lo podrías definir?

Es una variedad compleja, muy delicada, con unas tremendas exigencias tanto en campo como en bodega. Pero el resultado puede resultar sublime si se trabaja bien.

¿Se podría hablar de una pinot noir españolizada?

Más que españolizada, lo que tratamos de lograr es que nuestro vino refleje además el carácter varietal tan único de esta uva y el singular terruño del que procede. Me gusta pensar que es una pinot noir de Cortijo los Aguilares.

¿La uva más femenina?

Posiblemente será la respuesta obvia, pero siento especial debilidad por la garnacha.

¿Qué se puede hacer para valorar más a los rosados?

Técnicamente, es un vino difícil de lograr si uno busca la excelencia. Generalmente se relaciona con baja calidad, y puede que así sea en muchos casos, pero lo cierto es que en nuestra bodega no es un producto menor y prueba de ello es que cada año se agota a las pocas semanas de estar a la venta.

¿Por qué el nombre de Tadeo?

Es un nombre vinculado a la familia fundadora de la bodega durante varias generaciones. Tenían claro, desde antes de que se lograra, que algún día uno de los vinos más singulares llevaría ese nombre. Un monovarietal de petit verdot envejecido en barricas de las mejores tonelerías francesas ha sido el vino elegido para tal honor.

¿Qué productos van de la mano con los productos de esta zona?

Tenemos la suerte de tener gran variedad de productos en la comarca. Pero podría ser el rosado con pescaíto frito de la costa, que está a menos de 50 kilómetros. Nuestro vino tinto joven con una ración de bondiola, un singular embutido de un pueblo cercano. Pago El Espino para acompañar a un suculento plato de rabo de toro, especialidad local. El Tadeo iría genial con Queso Payoyo, sobre todo el curado en manteca. El pinot lo disfrutaría tal cual… ¿Para qué más?

¿No tienes la sensación de que se valoran más algunos vinos fuera de España que aquí...?

En nuestro caso no podemos quejarnos, porque aunque hemos crecido mucho en exportación, tenemos una gran presencia a nivel nacional a través de una estupenda red de distribuidores. 

¿Por qué no se crea una verdadera red de enoturismo en Málaga?

Hay mucho por hacer, pero el potencial es enorme. La zona de Ronda acaba de entrar a formar parte de las Rutas del Vino, lo que estoy segura que supondrá un gran impulso para la industria vitícola en la serranía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba