Destinos

Siete lugares para recibir la primavera

Los que tienden a ver el lado negativo de las cosas dirán que ya empiezan con las alergias, que a ver si se va a romper el termostato de la oficina con tanto cambio de temperatura o que es mala época para casi todo porque la gente anda revolucionada con eso de la llegada de la primavera. Pero incluso ellos acabarán reconociendo que estaban deseando que fuera 20 de marzo (en este 2014, el equinoccio tiene lugar ese día a las 17:57 hora peninsular española, de acuerdo con el Observatorio Astronómico Nacional dependiente del Ministerio de Fomento). Puede que sea porque vemos las vacaciones de verano más cerca, o porque dejamos de congelarnos cuando vamos en moto. Pero el caso es que es la estación con más adeptos, y sólo por eso hay que recibirla como se merece. ¿Dónde? En España hay cientos de rincones donde es un auténtico privilegio ver explotar la primavera sin medias tintas. Estos son siete de ellos.

El Valle del Jerte (Cáceres)

Es de los paisajes más fotografiados de España cuando se acerca el equinoccio de primavera y los más de un millón de cerezos florecen todos a la vez, formando  un paisaje que no tiene precio. Dicen que es el despertar del valle, que pasa el resto del año dormido. Como casi todo lo bueno, el espectáculo dura poco, alrededor de 10 días, así que la única dificultad para ver en directo los cerezos en flor formando un manto gigante de color blanco en las laderas de la montaña es llegar en el momento justo.

Valle de Saliencia (Asturias)

Para quien busque un empacho de naturaleza en toda regla donde respirar la llegada de la primavera a pleno pulmón, el Valle de Saliencia, en el Parque Natural de Somiedo, es una más que buena opción. Entre teitos, las antiguas cabañas con techo de ramas de escoba que usaban los vaqueiros de alzada, se puede disfrutar de un entorno de los que ya quedan pocos rodeado de verde por todas partes. Si hay cuerpo para una caminata, la ruta de las brañas y también la ruta de los lagos son dos buenas formas de dar la bienvenida a la primavera haciéndole de paso un pequeño homenaje.

La Granja de San Ildefonso (Segovia)

Siempre es buena época para visitar este municipio segoviano, pero hacerlo en pleno esplendor primaveral tiene su aquel. Además de poder disfrutar de los encantos de Valsaín, Ríofrio o la Pradera de Navalhorno, hay que dedicarle un tiempo a los Jardines de la Granja de San Ildefonso, que rodean al Palacio Real, porque en esta estación impresionan aún más. Ocupan más de140 hectáreas, de las que 67 son auténticos bosques, que merece la pena visitar. Perderse allí cuando arranca la primavera es uno de los mejores planes.

Somontano de Barbastro (Huesca)

En el centro de la provincia de Huesca, entre las sierras exteriores pirenaicas y la zona monegrina, se levanta la comarca de Somontano atravesada por los ríos Alcanadre, Cinca y Ésera. Allí la primavera nace entre viñas y amapolas, tiñendo completamente los campos de rojo y verde. Otro espectáculo de los de no perderse que allí celebran con una fiesta en la plaza del mercado de Barbastro en la que reparten crespillos, un postre elaborado con borraja, levadura, huevo, ralladura de limón, anís y azúcar. Para que no falte de nada.

Dehesas extremeñas y castellanas

Puede que normalmente no les hagamos mucho caso, pero en primavera las dehesas de Extremadura y también las castellanas ofrecen un paisaje de los de no dejarse la cámara en casa. Aquello de “marzo ventoso y abril lluvioso hacen de mayo florido y hermoso” se cumple a rajatabla en los campos extremeños y castellanos. Las flores silvestres se abren paso entre el verde de las dehesas anunciando que sí, que por fin ha llegado la primavera.

Córdoba

Visitar Córdoba siempre es buena idea porque cualquier momento es perfecto para disfrutar de ella. Pero a mediados de la estación primaveral, cuando llega mayo, la ciudad está más espectacular y florida que nunca. Los barrios de San Basilio, San Lorenzo, San Agustín y la Judería huelen a claveles, jazmines, geranios y azahar, que son las flores que más abundan en los patios de Córdoba. Y es que es en esta época, durante la primera quincena de mayo, cuando se celebra el famoso concurso de Patios, que tiene ya casi un siglo de tradición. Una buena excusa para saludar a la nueva estación como se merece: rodeado de flores.

Jardines de Aranjuez (Madrid)

Se ganaron la calificación de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2001 por méritos propios que son aún más evidentes en esta época del año, y por eso es uno de los lugares perfectos para recibir la primavera. De entre todos los jardines, uno de los más espectaculares es el el Jardín del Parterre, pero también puedes perderte por el Jardín de la Isla, el enorme Jardín del Príncipe, el estanque de los Chinescos, el Jardín de Isabel II... 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba