El actual Ejecutivo acaba de anunciar la supresión del organismo

El Gobierno de ZP tiró seis millones para evitar la quiebra de la Sociedad Pública de Alquiler

La idea fallida de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) ha salido cara a las cuentas del Estado pero la factura se incrementó debido a la insistencia del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en salvar un organismo que había entrado en situación de quiebra. En 2010, cuando la SPA entró en causa de disolución, el anterior Ejecutivo optó por inyectar capital y prolongar la vida de la sociedad, lo que se tradujo en un nuevo año caótico, con más de 10 millones de euros de pérdidas. Y todo para que el actual Gobierno haya decidido la liquidación de la SPA, lo que ha dejado en papel mojado el dinero que el Ejecutivo de Zapatero destinó a tratar de salvar el proyecto.

José Luis Rodríguez Zapatero insistió en la SPA hasta el último instante
José Luis Rodríguez Zapatero insistió en la SPA hasta el último instante Efe

La Sociedad Pública de Alquiler (SPA), creada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para tratar de reducir el número de viviendas sin ocupar y fomentar la fórmula de la renta de pisos, ha sido una de las víctimas de los planes del actual Ejecutivo para reducir el número de empresas públicas y generar ahorro. Pero una de las últimas maniobras del anterior Gobierno para tratar de maquillar su fracaso con este proyecto ha hecho que la SPA vaya a arrastrar a su tumba varios millones de euros que no han tenido más uso que prolongar artificialmente la vida del organismo.

Desde su creación en 2005, la SPA se reveló como un instrumento ineficaz. La abrupta llegada de la crisis también dificultó y redujo su margen de actuación, hasta el punto de que la compañía cerró el ejercicio 2010 en situación de quiebra encubierta. Con cerca de cinco millones de euros de fondos propios negativos, la compañía entró en causa de disolución por lo que debía moverse de forma rápida para evitar que la quiebra se hiciera efectiva.

La SPA era una de las grandes apuestas del Gobierno de Zapatero para resolver el problema del acceso a la vivienda y el Ejecutivo no estaba dispuesto a dejarlo morir. De esta forma, optó por llevar a cabo una operación acordeón: reducción de capital para compensar pérdidas y reducir el tamaño de la sociedad y, al mismo tiempo, inyección de liquidez, cifrada en algo más de tres millones de euros.

Salvedades de auditoría

La operación no pudo salir peor. La SPA cerró el peor ejercicio de su historia, con unas pérdidas cercanas a los 10 millones de euros, lo que suponía multiplicar por más de dos los números rojos que registró en el año precedente.

Además, Mazars, la firma encargada de auditar las cuentas de la SPA, realizó diversas salvedades acerca del año 2010, entre ellas la situación de patrimonio neto negativo y algunos desajustes que incluso llevarían a incrementar la cifra de pérdidas.

Además, durante ese año la cifra de gastos no corrientes se incrementó un 50% sobre el dato comparable del ejercicio anterior. Todo ese dinero quedará enterrado porque el Gobierno de Mariano Rajoy ha decidido liquidarla cuando dé salida a los contratos que actualmente están vigentes. Antes del cambio de Gobierno, el consejo de administración de la SPA, que fue registrada con carácter de temporal y por una duración de 10 años, estaba planteando la posibilidad de cambiar este aspecto y proponer que la sociedad fuera de carácter indefinido aunque, en este caso, no llegó a tiempo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba