Economía

Elecciones en Italia: un Berlusconi histriónico y anti Merkel aterroriza a los mercados

La posibilidad de un Gobierno mal visto por Alemania asusta mucho más que la 'crisis Bárcenas' en España. De momento, Italia ha encogido su diferencial con España unos 40 puntos básicos. Berlusconi genera auténtico pavor. 

Silvio Berlusconi, en un acto electoral.
Silvio Berlusconi, en un acto electoral. G3ONLINE

Italia celebra sus elecciones generales este domingo, cuyos resultados no se conocerán hasta el lunes. Los sondeos están muy ajustados entre la alianza conservadora de Silvio Berlusconi (Pueblo de la Libertad) y las fuerzas de izquierda del Partido Democrático que lidera Pier Luigi Bersani. El posible retorno al poder de Berlusconi asusta enormemente a los mercados.

La vuelta del espíritu antireformista, la falta de transparencia de su Gobierno y su histrionismo personal no gustan en absoluto. Sus críticas a la prima de riesgo y sus promesas de enfrentamiento a Alemania son temidas entre la comunidad inversora, pese a que luego, el coche oficial y la moqueta suavizan las posiciones.

Pero lo cierto es que los sondeos están igualados y que los inversores preferirían incluso al izquierdoso Bersani al frente, antes que soportar la vuelta de ‘il cavagliere’, que fue uno de los grandes detonantes de la crisis de deuda de finales del año 2011 (que se tradujeron en las inyecciones de liquidez LTRO). Finalmente, hubo contario a España y Mario Draghi tuvo que aparecer en escena en julio del pasado año, prometiendo que haría lo necesario para defender al euro.

Respiro

Italia respiró tras la marcha de Berlusconi. En el momento de su dimisión, su bono a 10 años rondaba la cota del 7,5% y estaba muy por encima de España. La llegada del tecnócrata Mario Monti trajo, al menos, la cuota de estabilidad necesaria y eso se tradujo en un descenso de su tipo de referencia hasta el 4%. La presión desapareció casi por completo e incluso dejó de estar considerado peyorativamente un mercado 'periférico'. 

Pero la mejora en los sondeos de la coalición conservadora ha tenido su impacto: Italia finalizó esta semana con la rentabilidad a 10 años en el 4,44%, mientras España lo hizo en el 5,15%, es decir, el diferencial es de 71 puntos básicos, cuando hace apenas unos días superaba los 100. Unas cifras que no son todavía preocupantes, pero que confirman que los inversores se están curando en saludo. 

Bárcenas no asusta

A pesar de que Rajoy atraviesa por una fuerte crisis política, los inversores no temen por la estabilidad del Gobierno, ya que goza de una amplia mayoría parlamentaria y mantiene un declarado compromiso por las reformas y los ajustes. Bárcenas, por tanto, no ha tenido el más mínimo impacto en los mercados, más allá de un castigo puntual ya superado.

Sobre Italia no puede decirse lo mismo. Cualquier cosa será mejor vista que una vuelta al poder de Berlusconi, cuyo populismo y falta de transparencia se traducirá, con toda seguridad, en una corriente de antieuropeísmo.

Eso puede provocar una reacción airada de Ángela Merkel lo cual desencadenaría una nueva crisis de deuda soberana, circunstancia que hace poco tiempo parecía superada. ¿Deberá aparecer de nuevo el Banco Central Europeo (BCE) como apagafuegos?

Un foco de tensión se acaba de abrir, mientras determinados expertos contemplan otros perfilándose en el horizonte. Los comicios italianos son, sin duda, un nuevo test de stress. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba