Economía

La guerra entre Unicaja y los preferentistas aboca a la nacionalización de CEISS

La amenaza de demandas de Medel a los bufetes que asesoran a los preferentistas de CEISS tiene ya respuesta: los abogados han iniciado a una dura campaña para que los afectados no acudan al canje. Se calcula que sólo el 20% de los minoritarios acepta la solución.

Braulio Medel, presidente de Unicaja.
Braulio Medel, presidente de Unicaja.

Ha sido una fusión siempre marcada por la sospecha de la ruptura. Pero ahora, más que nunca, Banco CEISS parece abocado a ser nacionalizado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). La guerra desatada entre Unicaja y los diferentes bufetes de abogados que asesoran a los preferentistas de la entidad castellana amenazan con el fracaso de la operación. Los abogados han contratacado a la amenaza de demandas de Unicaja contra los bufetes con una intensa campaña frente a sus clientes para que no acudan al canje propuesto por la entidad malagueña. Hasta el momento, según los cálculos de algunos de estos bufetes, en el entorno del 20% de los minoristas de CEISS podrían estar dispuestos a acogerse a la solución de Unicaja. Cifras muy lejanas al mínimo exigido por Braulio Medel y que dejan la fusión tocada de muerte.

Cuando apenas quedan tres días para que finalice el segundo plazo ofrecido por Unicaja para el canje, Medel sólo cuenta con el compromiso de la gran mayoría de inversores institucionales que han aceptado la solución como única posibilidad de salvar algún porcentaje del capital invertido. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los inversores particulares. Y a tenor de los consejos de los abogados parece complicado obtener el apoyo mayoritario de los antiguos preferentistas.

Desde el bufete Arriaga Asociados, que asesora a un amplio número de antiguos preferentistas de CEISS, se está desaconsejando a sus clientes acepter la oferta de Unicaja "porque podría suponer las pérdidas impuestas por el FROB y convertir sus títulos en productos que podrían no convertirse en dinero en el futuro, con importantes quitas y pérdidas por el camino".

"Unicaja lo que quiere es ocultar a los afectados que podrían recuperar todo su dinero acudiendo a la vía judicial civil con demandas individuales, solicitando al juez la nulidad por vicio en el consentimiento y que se devuelva el dinero invertido, con sus intereses. Si se acepta la oferta de Unicaja desaparecería toda posibilidad de recuperación porque tendrían que renunciar a la vía judicial para siempre", explican desde Arriaga Asociados.

Uno de los bufetes que asesora a un mayor número de afectados desaconseja a sus clientes acudir a la solución ofrecida por Unicaja

Esta respuesta de los bufetes se produce apenas cinco días después de que Unicaja anunciase en un comunicado que estudia la adopción de acciones legales contra diferentes bufetes de abogados y asociaciones ante "diversas manifestaciones y publirreportajes pagados" de los que se derivan, a su juicio, "posibles injurias, calumnias o falsedades sobre los términos de la oferta de canje" a los preferentistas en la operación de integración de CEISS.

Los preferentistas y tenedores de deuda subordinada de las cajas castellanas recibieron a cambio bonos contingentes convertibles (cocos) de CEISS, que el FROB les entregó tras una quita de entre el 10% y el 70%, en función del producto, y una rentabilidad del 1%. Unicaja les propone ahora un nuevo canje: por esas emisiones les entregará cocos (convertibles en acciones) y bonos perpetuos de Unicaja.

Este canje añade una quita inicial del 71%, es decir, por cada euro en bonos de CEISS los particulares recibirán 29 céntimos en títulos de Unicaja. Sumando la quita ya hecha por el FROB, la pérdida respecto al desembolso inicial en preferentes o subordinada puede llegar al 90%. A cambio, la entidad malagueña se compromete a remunerar un interés anual del 6% por sus cocos y del 4%, en el caso de los bonos convertibles perpetuos. Al cobrarlos, los particulares verían reducida la nueva quita del 71% al 46%.

Unicaja ha condicionado la fusión a que el 75% de los titulares de acciones y cocos del Banco CEISS, unos 1.200 millones en total, acepten las condiciones de su canje. Los tenedores mayoristas de éstos productos, salvo excepciones, canjearán casi todos sus títulos lo que supondrá en torno a 400 millones. Pero los particulares que detentan unos 800 millones en coco's tienen que canjear más de un 60% de sus títulos para alcanzar la cifra final del 75% (900 millones) lo que se antoja bastante complicado.

En el Gobierno se trabaja ya con la hipótesis de la nacionalización de CEISS, lo que tendría un coste para el FROB de 800 millones

En un intento desesperado, Unicaja amplió el período de canje hasta el día 10 de enero y puede volver ampliarlo diez días más, pero parece una decisión estéril. También el FROB consciente de la oposición de los particulares al canje, ha puesto a disposición de ellos un simulador que permite a éstos obtener una estimación favorable o desfavorable de la mediación y, de ser ésta favorable, el importe de la devolución que obtendrían. Claro que, como afirma dicho organismo, dicha estimación “coincidirá normalmente” con la decisión que adopte el experto independiente (la auditora PricewaterhouseCoopers (PwC) contratado para el proceso de arbitraje, aunque será su decisión la que prevalezca finalmente.

En el Gobierno ya se trabaja con la hipótesis de la nacionalización de CEISS. Este proceso, que tendría un coste para el FROB de 800 millones, implicaría tener que subastar la entidad o liquidarla, ya que Bruselas tiene definida a la entidad castellanoleonesa como una banco en resolución. Según un informe del propio FROB y Banco de España, la liquidación de la entidad ascendería a 7.700 millones, como adelantó Vozpópuli el pasado 21 de mayo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba