Otra triste despedida a San Mamés

El Eibar, de Segunda B, deja al Athletic también fuera de la Copa y a Bielsa sin explicación

Los guipuzcoanos, que se adelantaron en el marcador y defendieron el 1-1, hacen bueno el valor doble de los goles tras el 0-0 de Ipurua y se enfrentarán al Málaga en octavos.

Si la temporada pasada el Athletic alcanzó la final de Copa tras dejar en el equipo a tres equipos de Segunda B (Oviedo, Albacete y Mirandés), en esta ocasión ha sido un equipo de esta categoría quien ha dejado a los de Bielsa fuera de la Copa a las primeras de cambio. El Eibar no sorprendió en San Mamés con su empate (1-1) porque hizo méritos de sobra para eliminar al Athletic. Tras el 0-0 de la ida en Ipurua, los guipuzcoanos hicieron bueno el valor doble de los goles fuera.

Los armeros se adelantaron en el minuto 71 desde el punto de penalti tras una entrada de Amorebieta a Mainz. No le gustó esa acción del central 'vinotinto' a Bielsa, que le sustituyó rápidamente por el francés Laporte. Arruabarrena batió a Raúl y puso la eliminatoria muy cuesta arriba a un Athletic carente de argumentos. Solo Aduriz dio un hilo de esperanza a los locales en el minuto 88 con su duodécimo gol de la temporada, un nuevo cabezazo a centro de Ibai Gómez -con la defensa del Eibar fuera del área buscando el fuera de juego-, pero al equipo bilbaíno ya no le dio tiempo a más en cinco minutos llenos de parones.

Con esta de la Copa, son ya dos las eliminaciones del Athletic en apenas una semana, tras la sufrida en la Liga Europa. No se ha llegado a Navidades y el Athletic ya no está en ninguna de las dos competiciones en las que la temporada anterior llegó a la final. Tras despedirse la semana pasada en un choque insulso de las competiciones europeas, San Mamés dijo adiós también de la peor manera posible de la Copa. El Eibar se medirá al Málaga en octavos.

Por no haber, en los primeros 45 minutos casi no hubo ni silbidos a Llorente, una constante esta temporada desde que se conoció la decisión de no renovar del ariete internacional. Ante el pobre rendimiento de su equipo, Bielsa reaccionó en los vestuarios y decidió la entrada en el campo de Susaeta y Aduriz en lugar de Ramalho y Llorente, quienes no eran, ni muchos menos, los responsables de lo que estaba haciendo su equipo. El argentino pudo cambiar a cualquiera porque, excepto Raúl, ninguno de los jugadores de campo estuvo afortunado. Bielsa dijo al término del partido que no había explicación posible tras caer ante un Segunda B y que buscarlas solo servía para irritar a la afición.

Mientras, el Sevilla sentenció prácticamente la eliminatoria de octavos al derrotar 0-5 al Mallorca en el partido de ida. El equipo de Míchel puso de manifiesto la crisis mallorquinista con una goleada que encarriló en los primeros 25 minutos, con tres goles, dos de Negredo y uno de Medel. Botía sentenció cuando apenas se jugaban dos minutos de la reanudación y cerró el marcador Luna.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba