El Buscón

"¿Cómo enterramos a Zapatero si permanece mudo?", se preguntan en el PSOE

La crisis en el Partido Socialista se solucionaría más fácil si el expresidente Zapatero asumiera culpas por su gestión, aunque es difícil que lo haga desde su poltrona en el Consejo de Estado.

.

Desde la federación andaluza que pilota José Antonio Griñán ya se reconoce públicamente que alguien en el PSOE debería pedir perdón a los españoles por haber cambiado la Constitución para incluir en ella el principio de estabilidad presupuestaria. “Tenemos que ser previsibles y pedir perdón por haber tocado la Constitución y haberla puesto al servicio de los intereses económicos. Eso nos dará la credibilidad de los ciudadanos que no entendieron esa decisión. Y tenemos que ser sensibles con nuestra gente, que lo está pasando muy mal…”, declaraba este domingo al diario El País la consejera de Presidencia de Andalucía, Susana Díaz, en una crítica directa al ex presidente Zapatero.

Lo cierto es que en la dirección federal del PSOE también se echa de menos esta rendición de cuentas tardía por parte del ex presidente. Uno de sus ex ministros comenta en privado: “Todos tenemos claro que para poder respirar en esta nueva etapa de oposición tendríamos que enterrar a Zapatero, pero el problema es cómo echarle tierra encima si permanece mudo, si no concede entrevistas ni hace declaraciones, este es el problema…”.

“Si, por lo menos, José Luis pidiera perdón por su errática gestión, habría una parte de nuestro electorado que le comprendería, pero ni siquiera ocurre eso porque se ha adaptado a la cómoda poltrona del Consejo de Estado sin renunciar siquiera al resto de los privilegios que le ofrece su condición de ex presidente”, asegura la misma fuente.

Y lo malo es que sin dar sepultura política al ex presidente, Rubalcaba lo tiene francamente difícil para remontar el vuelo, se asegura en Ferraz. De hecho, las encuestas no solo le identifican con la primera línea del zapaterismo, sino que todavía cargan sobre las cuentas pendientes del PSOE buena parte de los ajustes y del sometimiento a Bruselas. Con estos mimbres, no es fácil construir una alternativa, se admite en el cuartel general socialista, donde después de las elecciones catalanas del 25 de noviembre se espera que pase algo sonado. “Alfredo no es tonto y sabe que algún movimiento tiene que hacer, es consciente de que si no cambia de caras, le moverán la silla…”, anticipa una dirigente de su entorno inmediato, convencida de que hasta que no se asista a las exequias fúnebres de todo lo que huela a zapaterismo, el PSOE estará condenado a volar a ras de suelo corriendo el riesgo de convertirse en un partido marginal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba