El Buscón

La prohibición de mostrar juntos a Urdangarin y Cristina en los Telediarios de TVE

    

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina en una imagen de archivo.
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina en una imagen de archivo. GTRES

Malos tiempos para la libertad de prensa. Más, si cabe, en esas televisiones públicas que viven pendientes del último estornudo del poderoso de turno. En ese marco, destaca sobremanera lo que está ocurriendo en Televisión Española en los últimos tiempos. Los ejemplos de manipulación en los Telediarios son muchos y muy diversos. Y a este Buscón le cuentan que una de las directrices es no mostrar nunca imágenes en las que se vea juntos a Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, cuyos gravísimos problemas judiciales tienen visos de continuar mucho tiempo.

La hija y el yerno de Juan Carlos I no tienen hueco en la Corona actual, enemistados como están con Felipe VI a cuenta del caso Nóos y su innegable erosión a la Monarquía. Y algunos mandamases de TVE quieren que ambos, Cristina e Iñaki, tampoco tengan hueco en los informativos. O no, al menos, juntos. Porque si se les muestra en actitud cercana, se perjudica a la Casa del Rey. No se trata, nos cuentan, de directrices enviadas desde Zarzuela, sino que estaríamos, más bien, ante un ejemplo de autocensura de algún que otro directivo con mando en plaza.

Tampoco resulta extraño, todo hay que decirlo, que en Televisión Española se cuide con esmero a los reyes y a cualquier cosa que les rodee. Se trata de una costumbre muy bien acendrada en la radiotelevisión pública

Tampoco resulta extraño, todo hay que decirlo, que en Televisión Española se cuide con esmero a los reyes y a cualquier cosa que les rodee. Se trata de una costumbre muy bien acendrada en la radiotelevisión pública, siempre al ritmo del establishment, sea socialista o popular. Porque en las oficinas de Prado del Rey se recuerdan muy diversas anécdotas del tratamiento excesivamente positivo a la figura del monarca, sea el padre o el hijo.

Para la historia, sin ir más lejos, aquella entrevista-masaje de Jesús Hermida a Juan Carlos I tras tantos y tantos problemas para la institución monárquica. También es cercano en el tiempo el ejemplo de la ausencia total de críticas al rey emérito cuando contra pronóstico abdicó del trono, el pasado junio… Más recientes son los ejemplos de burda manipulación, según los propios empleados, con el caso Bárcenas. Un mal que parece imposible de curar en este país cainita. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba