Puigdemont y Junqueras

El Gobierno rechaza la vía escocesa propuesta por los separatistas de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, han propuesto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un "referéndum acordado" sobre la independencia de Catalunya como el que pactaron Reino Unido y Escocia.

Puigdemont y Junqueras proponen a Rajoy un "referéndum acordado" como el escocés
Puigdemont y Junqueras proponen a Rajoy un "referéndum acordado" como el escocés EUROPA PRESS

Bajo el título 'Que gane el diálogo, que las urnas decidan', Carles Puigdemont y Oriol Junqueras escriben un artículo conjunto publicado en El País en el que apuestan por seguir la 'vía escocesa' para solucionar el encaje de Catalunya en España: "Entre Reino Unido y Escocia hubo acuerdo porque hubo voluntad política de convocar y permitir un referéndum. No se dejó en manos de tribunales lo que se pudo resolver políticamente". El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, han propuesto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un "referéndum acordado" sobre la independencia de Catalunya como el que pactaron Reino Unido y Escocia.

El Gobierno, en respuesta a la propuesta, rechaza la posibilidad de llegar a un acuerdo para la celebración de un referéndum en Cataluña a semejanza de lo ocurrido en Escocia porque recalca que, a diferencia de este caso, en España ni el Gobierno ni el Parlamento pueden negociar algo que corresponde al conjunto de los españoles, según fuentes del Ejecutivo consultadas por Efe.

El Gobierno, según las fuentes citadas, muestra su extrañeza por esa acusación cuando considera que son los dirigentes independentistas "quienes han hecho de la falta de diálogo y de la imposición la tónica general de su gestión". Además, lamenta que los independentistas insistan en pedir un referéndum que no se puede negociar.

Puigdemont y Junqueras, critican al Gobierno central por su "pulsión populista y simplona de resolver la diferencia mediante la prohibición, los muros y la discriminación", y señalan que, en cambio, el Govern siempre ha estado dispuesto a dialogar porque su prioridad es lograr un acuerdo. "El escenario del referéndum acordado es el que desearíamos en Catalunya. Queremos recordar que lo hemos propuesto ya en diversas ocasiones. Hoy, pese a los malos augurios y el rechazo frontal del Gobierno español, volvemos a insistir en ello", exponen.

Puigdemont y Junqueras contraponen la judicialización del proceso soberanista con el escenario escocés y lamentan que el referéndum "en España no puede ni tan solo formar parte de una mesa de diálogo entre los Gobiernos español y catalán". Ambos reprochan "la preocupante ausencia de voluntad de diálogo" por parte de Gobierno central, y avisan de que harán lo indecible para celebrar el referéndum este año, defendiendo la unilateralidad en caso de que finalmente no haya un pacto.

Pero su prioridad ahora es lograr un acuerdo porque, según señalan, "pactar la forma de resolver las diferencias políticas siempre une", y por ello seguirán intentándolo -aunque no detallan hasta cuando-"Nosotros ya estamos sentados en la mesa de diálogo. ¿Van a tardar mucho más los demás invitados?", preguntan, y avisan de que cuando sea demasiado tarde no será su responsabilidad, sino que será por el inmovilismo del Estado.

Consideran que no se puede culpar de esta situación exclusivamente al Gobierno central y a Rajoy: "Observamos con pena y tristeza que esa misma posición, sin ningún tipo de matiz, la comparten PP, PSOE y Ciudadanos". Y avisan de que no se les ocurre "pensar que el futuro de Catalunya no lo van a decidir sus ciudadanos y sí el Gobierno español", por lo que convocarán el referéndum aunque finalmente no haya acuerdo, ya que, según afirman, un 80% de los catalanes quiere que se celebre.

"EL ESTADO HA ABANDONADO A LOS CATALANES"

Ambos consideran que el Estado ha abandonado a todos los catalanes, también a los que no quieren la independencia, e insisten en que es la hora de hacer política: "En Catalunya la hacemos [...] Sin embargo, otros han decidido delegar en los tribunales su responsabilidad política. Se esconden detrás del Constitucional, de la Audiencia Nacional y del Supremo".

Según explican, Europa ya se ha percatado de esta situación y ha mostrado su preocupación "por esa deriva que compromete seriamente un poder fundamental para la salud del Estado de derecho", y ponen como ejemplo el reciente informe de la Comisión de Venecia que alerta de carencias en la reforma del Tribunal Constitucional.

Reacciones a la propuesta

Por su parte, La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que es "bastante contradictorio" pedir negociar cuando, a la vez, se están "imponiendo unas condiciones imposibles de aceptar para un gobierno" wn declaraciones en la Ser.

Tras asegurar que ella siempre está a favor de hablar, Cifuentes ha señalado que "indudablemente lo que no se puede pedir es algo ilegal y que va en contra de la Constitución". Según la recién elegida presidenta del PP de Madrid, "es complicado poner en un mismo artículo las palabras negociar, cuando, a la vez, estás imponiendo unas condiciones imposibles de aceptar para un gobierno de todos los españoles".

No obstante, ha sostenido que "el problema catalán tendrá que resolverse con mucho diálogo". En este sentido, ha apuntado que hay que hacer una "cierta reflexión" para saber "qué ha fallado" para que "una buena parte de la sociedad catalana" se quiera "marchar de España".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba