Escultura

Cultura

Estatuas de fútbol: ídolos de piedra y metal

A un nivel muy básico, al futbolista no suele gustarle demasiado que le erijan un monumento conmemorativo. Básicamente, por dos razones: porque significa que su carrera deportiva ha concluido, o bien porque ya no pertenece al selecto club de los mortales. Por eso, resulta de lo más frecuente que el jugador asocie una escultura en su memoria a una especie de mausoleo artístico. Pese a todo, los países que siguen considerando el fútbol como “lo más importante entre las cosas menos importantes” (Jorge Valdano, dixit) se encuentran plagados de tallas futbolísticas a imagen y semejanza de las esculturas ecuestres que pueblan muchas rotondas. Hay mucha información contenida en el hecho de que proliferen más las estatuas de futbolistas que de caciques salvapatrias. ¿El sobredimensionado poder del fútbol o el descreimiento de la población hacia los líderes? En fin, para muchos escultores, el recuerdo que tendrá de un mito del balompié o de su afición significará meses de duro trabajo en el taller. Quizás, con eso valga…

Ver más resultados

Volver arriba