Reconocido artista pop que utiliza el color, la asimetría y el contraste como señas de identidad, Felipao encuentra en la escultura un medio de expresión mediante el que transforma el concepto contemporáneo de escultura. Genialidad y asimetría a través del color es el nombre que da vida a la nueva exposición de estética pop del escultor, presente en el Espacio MIRA, en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Su nueva creación, la tortuga Speedy, refleja el triunfo de la 'vida lenta' que la pandemia ha dejado en la sociedad. Símbolo de estabilidad, sabiduría y fertilidad en la cultura asiática, este longevo animal se convierte ahora en una reinterpretación vanguardista que el artista Felipao ha creado durante el periodo de confinamiento, tras sentirse identificado con la filosofía del slow life, en la que todos nos hemos visto obligados a reducir el ritmo y replantear las formas de vida y de consumo previas a la pandemia.

Sus míticas meninas poliédricas construidas sobre 448 caras reinterpretan el icono velazqueño en una obra de arte original y pionera; y sus bulldogs, bañados de color y contrates forman parte del nuevo universo artístico dedicado al artista en la sala madrileña.

Felipao ha construido su visión artística bajo la experiencia y versatilidad de haber trabajado en diferentes países del mundo, desde Estados Unidos, hasta Hong-Kong o México, y sus obras están presentes en importantes colecciones privadas como la de como la del empresario y coleccionista de arte Juan Antonio Pérez Simon o el diseñador industrial Philippe Starck.