En España cada año se detectan 1.500 nuevos casos de cáncer infantil. La buena noticia es que la tasa de supervivencia, en los últimos cinco años, se sitúa en el 81 %. Las asociaciones alertan de que la pandemia también les ha pasado factura: las pruebas y tratamientos de un 30% de menores se vieron afectadas en forma de retrasos o cambios. En Valencia, un joven investigador recrea modelos en 3D de neuroblastoma para estudiar, analizar y poder reducir su crecimiento o agresividad, mejorando así los tratamientos y la lucha contra este cáncer, uno de más frecuentes en la población infantil.

Bajo el lema "Una mejor supervivencia es posible", la Federación Española de Padre de Niños con Cáncer homenajea este año, con motivo del Día Internacional, que se celebra el 15 de febrero, a los niños y adolescentes que padecen la enfermedad. Una efeméride que, cómo no, está marcada por la crisis sanitaria. Según la doctora Ana Fernández-Teijeiro Álvarez, presidenta de la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP), la infección en estos pacientes es "generalmente leve y con una mortalidad mínima".

La pandemia, sin embargo, ha añadido una nueva variable a la atención a estos pequeños pacientes, indican desde la SEHOP, con la actividad de los servicios sanitarios restringida y casi limitada a la atención a los infectados, sobre todo en la primera oleada. Pero será en los próximos años cuando, según la sociedad científica, se podrá analizar la repercusión real en la supervivencia de los menores con tumores malignos en España.

Será en los próximos años cuando se podrá analizar la repercusión real de la pandemia en la supervivencia de los menores con tumores malignos en España

Por lo pronto, desde la Federación Española de Niños con Cáncer, ya han puesto algunas cifras sobre la mesa. Según el 'Estudio del Impacto de la COVID-19 en las familias con menores con cáncer’, realizado por esta entidad, las pruebas y tratamientos de un 30% de menores se vieron afectadas en forma de retrasos o cambios durante estos meses.

1.100 casos en menores de 14 años

Cada año se diagnostican en España 1.100 niños menores de 14 años con cáncer y 400 entre 14 y 19 años. Un 80 por ciento de ellos se curan. La leucemia y los tumores cerebrales son los tipos de cáncer más frecuentes, apuntan desde el madrileño Hospital del Niño Jesús, referente en Medicina Personalizada y que cuenta con la única Unidad de Oncogenómica y Cáncer Hereditario exclusiva para niños y adolescentes de toda España.

Además de proporcionar información muy valiosa para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, estudia también si la han podido heredar de los padres y si puede afectar a los hermanos. El material genético (ADN), explican desde el centro, contiene la información para codificar las proteínas implicadas en todas las funciones vitales imprescindibles, como la división, crecimiento y función de las células normales de un organismo. Estudiar ese material puede dar información sobre el diagnóstico, pronóstico o tratamiento de los pacientes.

Aproximadamente el 10% de los pacientes han nacido con una mutación que predispone a tener un cáncer y esa predisposición genética pueden haberla heredado de sus padres

En la mayoría de los enfermos, prosiguen desde el Niño Jesús, estas mutaciones son somáticas, es decir, se encuentran exclusivamente en las células tumorales. Sin embargo, aproximadamente el 10% de los pacientes han nacido con una mutación que predispone a tener un cáncer y esa predisposición genética pueden haberla heredado de sus padres. En estos casos es necesario hacer un estudio genético.

En la Unidad de Oncogenómica del hospital hay dos objetivos: realizar una labor de asistencia clínica para dar atención a este tipo de pacientes y desarrollar líneas de investigación pioneras en oncología pediátrica. En terapias avanzadas, el Niño Jesús es uno de los cuatro centros seleccionados por el Ministerio de Sanidad en toda España para aplicar la terapia CAR-T en menores de 18 años. Según informan, en los últimos seis meses se ha aplicado esta terapia a ocho pacientes (un tercio
de los tratamientos que se han realizado a niños en toda España). De los 8 pacientes, 6 se encuentran actualmente libres de la enfermedad.

Tumores en 3D

Recrear modelos en 3D de neuroblastoma -uno de los tumores más frecuentes en la población infantil- para estudiar, analizar y poder reducir su crecimiento o agresividad, mejorando así los tratamientos, es el objetivo del proyecto que está desarrollando el joven investigador, Ezequiel Monferrer, y sus colaboradores en el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA. Cuenta con el apoyo financiero de la Asociación Española Contra el Cáncer de Valencia (AECC Valencia).

Desde que el proyecto está en marcha, los investigadores han desarrollado diferentes modelos 3D con tecnología de bioimpresión tridimensional en base a tumores de pacientes. Las estructuras, comenta el joven investigador, "están formadas por gelatina y alginato metacrilado y sirven para recrear los entornos tumorales, con distinta rigidez y que están sometidos a diferentes interacciones". En estas estructuras se han cultivado células de neuroblastoma junto a otras no cancerosas que forman parte del conjunto tumoral, recreando así la relación entre las células del tumor y su entorno.

Los resultados, detalla Ezequiel Monferrer, indican que las condiciones del entorno influyen enormemente en la proliferación celular, la producción de vitronectina -un tipo de proteína asociada a la agresividad del neuroblastoma- y la expresión de genes relacionados con la migración. Además, la investigación ha comprobado como la presencia de células no cancerosas en los cultivos 3D modifica el comportamiento de las tumorales.

Las investigaciones, añade el doctor Antonio Llombart, vicepresidente de la Asociación Española Contra el Cáncer en Valencia, son fundamentales para disponer de modelos bien caracterizados "que imiten distintos tipos de neuroblastoma en los que poder realizar ensayos terapéuticos preclínicos y trabajar en posibles tratamientos para reducir su agresividad". Además, permitirán hacer diagnósticos más precisos.