“Daba vueltas y vueltas en la cama y me era imposible dormir, podían pasar horas hasta conciliar el sueño… y había noches que ni eso”. El testimonio de Guillermo Gómez, de 30 años, es uno de tantos. Son muchos los españoles que sufren insomnio. Este trastorno asociado a los hábitos de vida actuales -estrés, precariedad laboral, problemas familiares, adicciones- se ha disparado con la pandemia, y ese incremento ha ido acompañado de un notable incremento del consumo de somníferos. 

El coronavirus ha provocado colateralmente un aumento del 58% de productos contra el insomnio con respecto al mismo dato del primer trimestre de 2020. Las sucesivas oleadas de la pandemia, con las restricciones y el impacto emocional asociado, han llevado aparejado ese crecimiento de la demanda de consumibles de origen natural que se comercializan específicamente para ayudar a conciliar el sueño, especialmente antes de la Navidad como en las semanas previas a la Semana Santa. 

Ese incremento del consumo de somníferos ha sido, de acuerdo con los datos facilitados por PromoFarma, particularmente significativo en las comunidades autónomas de Castilla y León, Aragón, Andalucía y Galicia. El aumento porcentual no ha sido homogéneo. Al contrario, se ha disparado de forma más acusada en las provincias de Zamora (574%), Huesca (167%) y Almería (144%).

Tras Castilla y León, con tres provincias en el ‘top 10’, se sitúa Galicia. Ourense, con un 120%, y Lugo, con un 114%, se cuelan entre esos primeros diez puesto, mientras que A Coruña y Pontevedra suben en torno a un 65%, aproximadamente, muy lejos de sus vecinos. Otra de las comunidades autónomas que “peor duerme” es Andalucía, con Sevilla sumándose al ese 'top 10' de provincias. Su subida del 119% justo antes de la llegada de Semana Santa le lleva al puesto 8, mientras que Granada cierra este grupo con un 112%.

Empate en Madrid y Barcelona

En cuanto a las provincias con mayor densidad de población, Madrid (provincia-comunidad) y Barcelona registran un empate técnico en subida de la demanda de productos para combatir el insomnio durante el primer trimestre del 2021, con una demanda del 44% y del 47%, respectivamente. Valencia en cambio sube hasta el 64%. 

Estas cifras son aún mayores si las comparamos con el primer trimestre de 2019. Así, la demanda actual de productos de parafarmacia en insomnio supera un 175% a la de entonces. Y estos datos sobre el incremento de productos somníferos de parafarmacia están en sintonía con el aumento de la demanda de productos que aportan vitalidad. En comparación con el primer trimestre de 2020, el crecimiento de los complementos para mejorar la vitalidad ha estado liderado por las provincias de Lugo (611%), Palencia (396%) y Segovia (340%).

“Hemos visto un fuerte incremento en la demanda de complementos alimenticios y fitoterapia para el soporte psico-emocional: falta de sueño, bajo estado anímico y necesidad de refuerzo de vitalidad”, explica Mar Santamaría, farmacéutica de Promofarma: “También hemos recibido muchas peticiones de asesoramiento personalizado. Cubrimos cada vez más consultas de personas que buscan un complemento vitamínico o productos naturales para hacer frente a situaciones de estrés como las que estamos viviendo”. 

Santamaría considera “crucial que esta información la proporcionen profesionales sanitarios, para personalizar al máximo la respuesta en caso de padecer una enfermedad o seguir un tratamiento farmacológico, así como poder derivar al especialista si nos encontramos ante un trastorno mayor”, explica la farmacéutica de Promofarma, la parafarmacia online más grande de Europa.