Nunca unas elecciones en la Comunidad de Madrid habían despertado tal movilización entre los ciudadanos. Ni la pandemia, ni la crispación en la campaña, ni que la convocatoria cayera en jornada laboral ha frenado a los madrileños. La participación en estos comicios es del 76%, muy por encima del 64,27% de los datos de 2019... o del 70,39% -máximo registro histórico hasta la fecha- en la convocatoria de 1995, en la que Alberto Ruiz-Gallardón le arrebató la presidencia a Joaquín Leguina.

La participación creció notablemente en la ciudad de Madrid, donde se pasó del 68,46% al 75,6%. A continuación, los datos por distritos, en comparación entre los comicios de 2019 y los de este 4 de mayo. Arganzuela, Barajas, Chamartín, Chamberí, Moncloa-Aravaca, Retiro y Salamanca superaron el umbral del 80%. Carabanchel, Puente-Vallecas Usera y Villaverde no llegaron al 70%.

Otros municipios

Una participación que ha ido de la mano de una victoria incontestable de Isabel Díaz Ayuso. Cuesta encontrar un punto en el mapa de la Comunidad donde el PP no haya obtenido la victoria. Los socialistas de Ángel Gabilondo lograron imponerse en El Atazar y en Fuentidueña del Tajo. Empate técnico con el 31% de los votos en la demarcación de Navarredonda y San Mamés. Y sin información a última hora de la jornada en Fresno de Torote, según los datos ofrecidos por la Comunidad de Madrid.

El resto de municipios de la región, 175, cerraron con una victoria del PP. Incluido Madrid. Y en esta ciudad, los populares también se impusieron en todos los barrios y distritos. El PSOE sólo logró la segunda posición en Ciudad Lineal, Fuencarral-Pardo, Hortaleza y Villaverde; en el resto, la segunda fuerza más votada fue Más Madrid de Mónica García. Vox, de la mano de Rocío Monasterio, logró unos resultados sensiblemente mejores a los de los anteriores comicios.

Pablo Iglesias, por su parte, no logró la movilización deseada de sus filas, pese a su eslogan “que hable la mayoría”. La formación morada no pasó de ser la cuarta fuerza más votada en ningún barrio de la ciudad de Madrid; ni siquiera en Vallecas, donde Iglesias presumía de raíces y poder de convocatoria.

Participación en anteriores elecciones

No hay unas elecciones madrileñas con tanto nivel de participación. Las imágenes de este 4 de mayo reflejaban largas colas en los colegios electorales. Por un lado, por la distancia de seguridad que debían votar los electores en un contexto de pandemia. Por otro, por el elevado nivel de participación de estos comicios.

Con el 99,25% de los votos escrutados, el nivel de participación en las elecciones ha alcanzado el 76,21% (23,79% de abstención), más de 3,6 millones de ciudadanos que depositaron su voto en la urna. Cifras notablemente superiores a las de 2019, cuando la participación fue del 64,27%.

Pero los datos de estos comicios no sólo superan a los anteriores: no hay registros históricos que reflejen una movilización similar a la de este 4 de mayo. Hasta ahora, las elecciones de 1995, en las que Alberto Ruiz-Gallardón le arrebató la presidencia a Joaquín Leguina, eran las que habían alcanzado una mayor participación, con el 70,39%.

Por orden de participación, las siguientes elecciones con mayor porcentaje fueron las de 1987 (69,87%) y las de 1983 (69,71%), con victoria de Joaquín Leguina; las de 2003 (69,27%) y las de 2007 (67,31), en ambas se impuso Esperanza Aguirre. La participación fue similar en 2011, 2015 y 2019, con 65,86%, 65,69% y 64,27%, respectivamente. Las cifras más bajas se registraron en 1991 (58,67%), seguido de 1999 (60,88%) y 2003 (62,58%).