La 'Ayusomanía' frena el auge de Vox en la Comunidad de Madrid. La formación acapara el 9,12% de los votos en la región y 13 escaños, tan solo uno más que el obtenido en las autonómicas de 2019. Suficiente para convertirse en "clave" y que el PP retenga el poder.

Tras garantizar que facilitarán la investidura de la 'popular' Isabel Díaz Ayuso, el tándem Abascal-Monasterio insiste: "Nuestros votos serán decisivos para todo en los próximos dos años. Ayuso tendrá que elegir entre nosotros o una abstención del PSOE".

Los 'populares' han sido los grandes triunfadores de la noche. Consiguen 65 escaños y solo necesitan la abstención de Vox para poder sacar adelante la investidura de su candidata. Una ambientada Génova 13 da fe de ello.

Aunque los 'verdes' han logrado aguantar el tipo y superar el porcentaje de votos cosechado en las pasadas elecciones autonómicas del 26 de mayo de 2019, esta cifra dista bastante de los resultados que obtuvo en la región en las últimas generales. Crecen, pero no tanto como esperaban.

El 10-N se constató su despegue. Pasó de los 24 a los 52 diputados. En aquella cita con las urnas, el partido consiguió el 18,35% de los votos en Madrid. También quedó patente el descalabro de Ciudadanos, que solo alcanzó 10 escaños frente a los 57 que tenía. Una radiografía política más parecida al contexto actual -pandemia mediante- que la surgida en primavera.

Lo hemos dado todo. Comienza de un cambio de rumbo. Hemos cumplido con sacar a la izquierda del Gobierno de Madrid

"Lo hemos dado todo. Comienza un cambio de rumbo. Hemos cumplido con sacar a la izquierda del Gobierno de Madrid, ese era nuestro objetivo y estamos satisfechos", ha celebrado Rocío Monasterio, candidata de Vox a presidir la CAM. La dirigente madrileña reconoce que se ha enfrentado a una "campaña difícil" con episodios como el debate frustrado de Cadena Ser.

Abascal ha destacado el "fracaso personal" de Pedro Sánchez. "El PSOE se ha visto devorado por el extremismo, estoy seguro de que se abrirá una profunda reflexión sobre las consecuencia de haber pactado con los enemigos de España, del orden constitucional y de la libertad", ha señalado.

Vox felicita "efusivamente" a Ayuso

El líder de Vox ha felicitado "efusivamente" a Díaz Ayuso "por la extraordinaria victoria en un contexto de ataque del Gobierno". En el cuartel general de Vox, ubicado en el número 12 de la calle Bambú, dan por "buenos" sus resultados, pero celebran aún más que "son excelentes resultados para España". "Ha sido una contundente derrota para el frente popular", ha aplaudido Abascal, que se ha referido a Pablo Iglesias como "contratante de matones".

Vox ha aprovechado la ocasión para denunciar los ataques contra sus dirigentes y simpatizantes en distintos mítines de la campaña electoral. "Desde Vallecas hasta Navalcarnero", ha recordado el portavoz y eurodiputado Jorge Buxadé.

Según Abascal, la campaña electoral ha estado marcada por la "polarización política, la censura, la demonización y la violencia" contra Vox, una violencia que, insiste, ha estado alentada "desde el Gobierno".

"El Ministerio del Interior no solo ha amparado la violencia contra Vox, sino que ha ocultado las detenciones y ha protagonizado montajes balísticos", ha criticado en referencia al silencio guardado por el Ejecutivo tras el arresto de dos trabajadores de Seguridad de Podemos por los disturbios de Vallecas.

Celebran la dimisión de Iglesias

"Se consolida un cambio de ciclo político en España. Vox crece y obtiene cada vez mejores resultados en las peores circunstancias. Vox afronta este cambio saliendo a por todas en las próximas generales", ha alcanzado Abascal. Quieren ser primera fuerza e insisten en pedir otras elecciones a nivel nacional.

Simpatizantes y dirigentes del partido se han mostrado eufóricos al conocer que el líder de Unidas Podemos había dimitido. "Echa al coletas, Rocío echa al coletas", han cantado en todos los pisos de la sede de Vox mientras algunos comían pizza.

Minutos antes, jaleados por una sonriente Monasterio desde el balcón, la cúpula del partido y los votantes que se han acercado a la sede han tarareado al unísono "Madrid será la tumba del Sanchismo".

El 'huracán Ayuso' ha apaciguado las expectativas del partido, esas que vieron sobrepasadas el 10-N y también en las autonómicas catalanas: cuando cosecharon hasta 11 escaños en contra de las encuestas e irrumpieron por primera vez en el Parlament.

No obstante, el 4M constata que el electorado de Vox está movilizado y que el tándem Monasterio-Abascal ha funcionado lo suficiente como para crecer, aunque sea ligeramente, con respecto a los pasados comicios regionales.

Irrupción en instituciones

Han pasado cerca de dos años y medio desde que Vox irrumpió en las instituciones. Lo hizo por primera vez el 2 de diciembre de 2018 en Andalucía. Los días previos a las elecciones que sacaron a Susana Díaz de San Telmo, las encuestas más optimistas daban al partido de Abascal un máximo de dos diputados.

Para sorpresa de los demoscópicos, la formación se hizo con 12 escaños y el Parlamento andaluz se convirtió en la primera conquista de la formación tras concatenar varias derrotas.

La semilla plantada en el sur del país germinó a nivel nacional en 2019. Fundada en 2013, la formación ha ha experimentado una auténtica eclosión hasta convertirse en tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados. Ocurrió el 10N, donde pasaron de los 24 a los 52 diputados. Mientras que la Galicia de Feijoó se les resiste, en País Vasco lograron arañar un escaño. En Cataluña 11. "Vox ha llegado para quedarse", repiten los de Abascal desde Madrid.