POLÍTICA

Los críticos de Ciudadanos temen un "fraude" en la asamblea general

Aguardan con preocupación la nueva normativa del próximo Congreso. Reclaman voto en urna y no telemático. La eurodiputada Carolina Punset se lanza a la búsqueda de apoyos para forjar una alternativa.

La eurodiputada Carolina Punset y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.
La eurodiputada Carolina Punset y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE

La celebración de primarias a finales de enero y de la IV Asamblea General de Ciudadanos los días 4 y 5 de febrero, tal y como anunció el líder del partido, Albert Rivera, el pasado 7 de noviembre, ha levantado suspicacias en el sector crítico, desde donde se vislumbra un posible “fraude”. Sobre todo, porque la dirección naranja, al margen de introducir primarias (antes recurría a delegados), ha optado por alterar el desarrollo habitual de estos procesos con una nueva normativa que saldrá del Consejo General del partido, máximo órgano entre congresos y controlado por el aparato.

Lo que más preocupa a los críticos, según las fuentes internas consultadas, es la decisión que ha tomado el Comité Ejecutivo de realizar las primarias con antelación a la IV Asamblea General, donde se debatirá el proyecto político de Ciudadanos para su futuro inmediato. Rivera anunció este sábado que las candidaturas se formularán los días 23 y 24 de enero y que la votación tendrá lugar el viernes 27. El resultado se conocerá de inmediato y la nueva cúpula será ratificada en el Congreso del 4 y 5 de febrero en Madrid, en el que se abordarán las ponencias y se definirá la estrategia ideológica.

De este modo, las mismas fuentes cuestionan que “Rivera quiere llegar al Congreso con su equipo hecho y con la aureola de ganadores, tratando de que todo sea un paseo militar, sin espacio para otras propuestas de regeneración y de funcionamiento interno que no sean las oficialistas”, subrayan. La vez anterior, todo se dirimió en la III Asamblea General los días 29 y 30 de octubre de 2011 en Hospitalet (Barcelona).

Ahora, sin embargo, la dirección naranja ha perfilado un reglamento precongresual con el nuevo método de primarias por el que se elegirán a los miembros del Comité Ejecutivo.

Por su parte, el Consejo General, que cuenta actualmente con 70 miembros, lo componen cinco representantes elegidos por la Ejecutiva (un presidente, un secretario general y tres integrantes del Comité Ejecutivo); 60 vocales elegidos por la Asamblea General en listas abiertas; y hasta cinco cargos públicos del partido o representantes de estos elegidos por el Consejo General a propuesta del presidente del partido. 

En su candidatura, Rivera apostará por elevar la composición del Consejo General a 150 integrantes para que los coordinadores territoriales se conviertan en miembros natos de este órgano y haya “una mayor representación autonómica”.

Los críticos cuestionan que Rivera y los suyos quieran convertir "en un paseo militar" el Congreso de la formación naranja

Una de las principales reclamaciones de los críticos es que las votaciones de las primarias sean en urna, y no mediante voto telemático, que entienden “manipulable y carente de homologación y certificación fiables”. Afirman que el trabajo que la dirección de C’s encargó a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para supervisar las primarias a la Presidencia del Gobierno y de la Generalitat catalana en 2015 no llega a alcanzar un “nivel técnico de certificación avanzada en seguridad informática”.

Otro aspecto que los díscolos mirarán con lupa es la cuestión de los avales. De cara las las primarias de los comicios generales de 2015, la dirección naranja acordó rebajar la exigencia de avales de un 10% a un 2% para “facilitar la participación”. Pero esto no es suficiente para que los críticos, que abogan bien por que “el aval sea secreto” (para evitar las presiones del aparato) o por que “no tenga que darse a un sólo candidato”.

Tampoco hay constancia de si la elección al Comité Ejecutivo (de 20 a 40 miembros) por parte de la militancia será mediante listas cerradas y bloqueadas, las conocidas como listas plancha, o mediante listas abiertas. De momento, lo único que ha trascendido es la intención de Rivera de presentarse con un equipo propio donde habrá caras nuevas, entre las que suenan el delegado de C's en Madrid y secretario general del Grupo Parlamentario en la Cámara baja, Miguel Gutiérrez, o el diputado autonómico César Zafra.

"Más democracia real"

De momento, los críticos todavía no están organizados en una alternativa sólida y coexisten corrientes autonómicas dispersadas, algún grupo más coordinado como TranCsparencia o la apuesta de la eurodiputada Carolina Punset, que abandonó la Ejecutiva naranja el pasado octubre por “discrepancias ideológicas con decisiones” del partido. Según ha podido saber este diario, Punset se ha lanzado a la búsqueda de apoyos para dar batalla a Rivera en otra candidatura. Esta misma semana, reclamó “juego limpio” en esas primarias y dijo que “aspiramos a que haya menos ingeniería del aparato y más democracia real”.

Por su parte, Rivera contestó el viernes que le gustaría que hubiera “varias listas” en este proceso y que no tiene “miedo a abrir el partido, porque eso le da más legitimidad”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba