Política

Las comunidades se plantan ante la desescalada por provincias de Sánchez

Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia, Cataluña, País Vasco e incluso la Comunidad Valenciana, gobernada por el PSOE, han expresado sus quejas por el llamado 'Plan para la transición hacia una nueva normalidad'. Sanidad ha abierto la puerta a posibles cambios 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Europa Press

La mayoría de comunidades autónomas han coincidido este miércoles al reclamar que se aclaren las dudas que ha generado el plan de desescalada del Gobierno, que se llevará a cabo por provincias, para poder avanzar en su puesta en marcha con garantías para todos.

Los gobiernos autonómicos, que se han mostrado molestos por enterarse del 'Plan para la transición hacia una nueva normalidad' por televisión, ahora esperan que se ponga en marcha con responsabilidad y teniendo en cuenta las especificidades de territorios o sectores de actividad.

Así lo pondrán de manifiesto este jueves en el Senado, en la Comisión General de las Comunidades Autónomas donde se abordará la situación creada por el coronavirus con la ministra de Política Territorial, Carolina Darias.

Ante las críticas de las autonomías, Sanidad ha abierto la puerta a estudiar otras propuestas que estas planteen.

El ministro Salvador Illa ha recordado que el plan del Gobierno contempla que las autonomías podrán hacer planteamientos distintos en este sentido, pero, eso sí, que se estudiaran siempre que éstos estén sustentados por razonamientos técnicos y cumplan con los criterios que se exigen a las unidades territoriales para el plan de transición.

Esa unidad que propongan debe garantizar la "estanquidad" de esa unidad en términos de movilidad, pero además otros criterios epidemiologicos, sanitarios y económicos, que se deberán analizar.

Los populares expresan sus dudas

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha reprochado al Ejecutivo que haya generado "incertidumbre" con sus escasas concreciones de la desescalada, y el presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha reprochado que no se haya consensuado con las comunidades una hoja de ruta que, en su opinión, genera "más incertidumbre y más falsas expectativas entre la población".

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, cree que el plan de desescalada presenta "algunas luces" pero "muchas sombras" y denuncia que no ha sido negociado ni consensuado con las comunidades. Asimismo, ha apuntado que se trata de "un plan para ganar tiempo".

Desde Andalucía, el presidente popular, Juanma Moreno, ha ofrecido que las provincias de Huelva y Almería se sumen al ritmo de las islas que van a ir un paso por delante en la desescalada, para que sirvan como "experiencia piloto" en la península porque ya cumplen los requisitos para hacerlo.

Oposición de los nacionalistas

El más critico ha sido el presidente catalán, Quim Torra, quien ha acusado al Gobierno de "menospreciar" los argumentos de Cataluña para afrontar el desconfinamiento: "No han escuchado nada", ha deplorado en un mensaje en Twitter, en el que añade que es "un grave error" tomar a las provincias como referencia para la desescalada.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de que el Gobierno central haya pasado de defender la "plurinacionalidad", como base de la estructura del Estado, a articular su plan de desescalada de las medidas frente al coronavirus en torno al "pluriprovincialismo".

Erkoreka, que ha comparecido ante los medios de comunicación tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, ha afirmado que el Ejecutivo autonómico ha conocido el plan de flexibilización de las medidas preventivas frente a la pandemia a través de la rueda de prensa en la que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dio a conocer este programa.

El propio Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha tomado la palabra en la séptima reunión del LABI, el órgano de coordinación institucional para hacer frente a la emergencia sanitaria en Euskadi, para cuestionar los planes del Ejecutivo central.

Urkullu cree que no hay necesidad "de prorrogar más la situación de excepcionalidad" que supone el estado de alarma, y ha apelado a analizar "la plena capacidad de la legislación ordinaria" para gestionar la crisis a partir de ahora.

A su juicio, la Ley Orgánica de Salud Pública de 1986 y la Ley 33/2011 General de Salud Pública "constituyen un marco" para gestionar esta situación, y ha lamentado que "el Gobierno español, en lugar de avanzar en la construcción común desde el respeto a la pluralidad", plantee un 'modelo de Estado provincial', "que representa un retroceso centralizador y una anomalía incomprensible".

Se trata, según ha subrayado, de un modelo que "no respeta ni reconoce la plurinacionalidad ni el Estado autonómico, y menos", la capacidad del "autogobierno singular" vasco.

Críticas de Puig (PSOE)

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha incidido en que la propuesta del gobierno autonómico para iniciar el proceso de desescalada es la división por departamentos de salud y no la provincial, ya que esta última "no es la más acorde a lo que representa la Comunitat". "La vida no discurre dentro de una provincia", ha dicho el jefe el Consell, que ha advertido de que podrían darse situaciones "ridículas", como que "no se pueda transitar de un pueblo a otro que tengan unidad económica y sanitaria".

No obstante, Ximo Puig ha remarcado que esta petición de la Comunitat Valenciana "no se hace como una enmienda a la totalidad desde una perspectiva identitaria" al plan del Gobierno central, sino teniendo en cuenta criterios de "eficiencia".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba