El Gobierno de Pedro Sánchez tiene intención de sacar a los monjes benedictinos del Valle de los Caídos por decreto. Según informa este martes eldiario.es, esta será una de las medidas que pondrá en marcha el Ejecutivo mediante la reforma de la Ley de Memoria Histórica, que esperan llevar al Congreso de los Diputados en el mes de marzo.

Los benedictinos, la orden encargada de regentar el Valle de los Caídos desde el año 1957 gracias a un decreto de Francisco Franco, mostraron su oposición a la exhumación del dictador, que se llevó a cabo por parte del anterior Gobierno socialista en octubre del año pasado. Este posicionamiento fue clave para que, según el citado diario, el Ejecutivo reafirmase su voluntad de apartarles de la gestión del Valle de los Caídos.

Para ello, el Gobierno impulsará la derogación de los decretos que hasta el momento han establecido el estatus del lugar, incluido el de 1940 que ordenaba su construcción. A través de un real decreto, Sánchez quiere impulsar un nuevo "marco jurídico" para Cuelgamuros y establecer una nueva "junta directiva". 

Una nueva orden

Las citadas fuentes aseguran que Moncloa no va a desacralizar el lugar, sino designar, de acuerdo con el Arzobispado de Madrid, una nueva orden que rija el Valle de los Caídos. 

Además de sacar a los benedictinos, el Ejecutivo pretende impulsar otras medidas relacionadas con la memoria histórica como llevar a cabo exhumaciones de víctimas de la Guerra Civil o crear un banco de ADN.