El resultado de las elecciones autonómicas del 5 de abril puede convertir a la saga de los Caballero de Vigo en la familia con más poder de Galicia. Gonzalo Caballero, que será el candidato del PSOE gallego (PSdeG), aspira a desbancar a Alberto Núñez Feijóo y hacerse con la presidencia de la Xunta.

Caballero (45 años) es el sobrino de Abel Caballero (73 años), el alcalde de Vigo.

La relación entre tío y sobrino ha pasado por diferentes etapas. Ahora, dicen en el PSOE gallego, es buena. Pero ha tenido altibajos. “Eran sobre todo temas locales de Vigo”, explican fuentes socialistas. “Se apoyaban en grupos diferentes y tenían diferentes apuestas políticas”.

El punto de fricción

El punto de fricción más importante fue la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmen Silva. Ella se veía como referente del partido en Galicia e identificó a Gonzalo, que también había sido concejal en el Ayuntamiento de Vigo, como un competidor, según explican estas fuentes.

Silva fue una de las mayores colaboradoras de Abel, que la nombró concejal de Urbanismo. También fue diputada en el Congreso y portavoz del PSOE en el Senado. Y todo ello condicionó la actitud del alcalde vigues hacia su sobrino.

“La relación familiar se preservó”, dicen. “Pero hubo discrepancias importantes durante varios años”.

La división también llegó a la saga Caballero durante las primarias del PSOE en 2017. Abel apoyó a Susana Díaz. Y Gonzalo, a Pedro Sánchez. La victoria del actual presidente del Gobierno impulsó la carrera de Gonzalo, que ganó las primarias del PSdeG por una amplia mayoría a finales de ese mismo año.

Los dos han defendido concepciones diferentes del autonomismo. Gonzalo Caballero, que es doctor en Economía y en Ciencias Políticas, se ha mostrado dispuesto en alguna ocasión a reconocer a Galicia como nación. Si el PSOE quiere desbancar a Feijóo necesitará dos cosas: que el PP pierda la mayoría absoluta y un pacto con Podemos y los nacionalistas.

Paz política en 2018

Tío y sobrino sellaron la paz política en enero del 2018, poco después de la llegada de Gonzalo a la secretaría general del PSdeG. Fue durante un desayuno informativo, en el que el nuevo líder de los socialistas gallegos pidió a su tío que le presentara en sociedad.

“Con él (Abel) aprendí mucho de política, en la proximidad y en la discrepancia”, dijo Gonzalo Caballero.

“Es un hombre de formación sólida, con fuerte capacidad de observación de la realidad, muy imbricado en Galicia. Reúne las cualidades y el tiempo dirá si es capaz de revertir la situación del PSdeG", dijo Abel sobre su sobrino. "Yo soy optimista”.