Cataluña

El pleno del Parlament desafía a Llarena y consuela a Puigdemont con un reconocimiento 'simbólico'

Libertad a los presos y derecho de Puigdemont a ser investido 'president': la mayoría separatista de la Cámara secundó estas dos propuestas 'simbólicas' sin más efectos que reconfortar a su militancia

La diputada de ERC Ana Caula, durante su intervención en el pleno del Parlament de Cataluña.
La diputada de ERC Ana Caula, durante su intervención en el pleno del Parlament de Cataluña. Quique García (Efe)

La mayoría separatista en el Parlamento catalán exigió, en un pleno extraordinario, el derecho a investidura de Carles Puigdemont, Jordi Sánchez y Jordi Turull, todos ellos en prisión, así como la puesta en libertad de todos los dirigentes del 'procés' que se encuentran ahora privados de libertad o fugados de España. Fue una sesión inútil y sin sentido, según recordaron los portavoz de la oposición constitucionalista ya que no conlleva efecto político alguno. Una especie de tibio homenaje a quienes se encuentran ahora reos de la Justicia. 

Gema Geis, debutante como oradora en el Hemiciclo, arrancó con una embestida frontal contra la Justicia.  “Hay presos porque se inventan hechos que no han ocurrido, como la violencia en las calles. La única violencia tuvo lugar el 1-O”. Fue un intervención pálida, sin la agresividad de otros de sus compañeros de sesión. Recordó que se ha conculcado los derechos políticos de los tres candidatos a la presidencia, Puigdemont, Sánchez y Turull, que recibieron rechazo del Tribunal Constitucional, ‘después de llamadas desde el Gobierno español’.

El argumento principal de los secesionistas fue la admisión a trámite por parte del Comité de DDHH de la ONU de los recursos de Puigdemont y Sànchez

El argumento principal de todos los oradores secesionistas fue la admisión a trámite por parte del Comité de Derechos Humanos de la ONU de los recursos tanto del expresidente como del exlíder de la ANC. Aseguró que el juez Llarena está obligado a cumplir las ‘medidas cautelares de la ONU’, algo que no es cierto, ya que se trata de un mero trámite ni efectos vinculantes. Llegó a decir que “Cataluña tuvo el primer parlamento de la historia de Europa, antes que Inglaterra”. Se olvidó de las Cortes de León, por ejemplo.

“Queremos decir públicamente que no renunciaremos a la candidatura de Carles Puigdemont”, aseguró entre aplausos. También hizo referencia a las manifestaciones callejeras, que reclaman esta investidura del expresidente detenido ahora en Alemania. Incluso hizo referencia al título del ducado de Franco que reivindica la neta del dictador. “No hay más objetivo que la liberación de los presos, somos la lista de Puigdemont y haremos lo que haga alta para defender sus derechos”, fue la constante de su breve intervención.

Queremos decir públicamente que no renunciaremos a la candidatura de Carles Puigdemont

Victimismo y democracia

Anna Caula, la representante de ERC, en un mensaje frió y pausado,  habló de la ‘gota malaya’, porque “gota a gota España va perdiendo su credibilidad”. Ya no se trata  ‘de tortura, sino un vendaval, un “ataque directo a nuestros derechos políticos y civiles”. También volvió sobre Naciones Unidas, el argumento común en las intervenciones de los secesionistas. “Nadie está seguro en este Estado, quien no comparte sus ideas, es detenido, en un Estado que nos niega”, dijo, antes de recordar que el Parlament hará frente a todas las injerencias del Estado español.  Esgrimió la fotografía de todos los diputados prófugos, presos o que han dimitido. “Han marcado un antes y un después en la degradación del Estado español’.  Negó incurrir en el victimismo, porque “no es más una manifestación de la realidad, porque son nuestros compañeros”.

Puso en cuestión el carácter democrático de las instituciones españolas frente al parlamento catalán. “Para ellos las urnas no existen, porque no saben perder”. Atacó a Inés Arrimadas “con sus vestidos de lujo en papeles satinados”, en relación a un reportaje periodístico. Angela Davis, la terrorista de las ‘panteras negras’ o Martin Luther King fueron sus referencias internacionales. No abundó en Mandela, otro clásico. “Juegan sucio, pero nunca hemos dejado de tender la mano”, añadió, en un discurso lleno de referencias literarias.

Carles Riera de la CUP arremetió primero contra “violencia policial” contra las manifestaciones pacíficas de las últimas horas. El Estado español “ha secuestra la libertad del Parlamento”, dijo el líder de los anticapitalistas y advirtió de que cualquier pacto con el España sólo tiene un nombre: “rendición”.  Tras citar a Rubalcaba y el ‘terrorismo de Estado’, exigió la investidura de Puigdemont, “el paso más efectivo para construir la república”. Miró a sus propias filas al recordar que es necesaria la unidad del independentismo y retó a Torrent a propiciar la investidura de Puigdemont ‘con todas las consecuencias”, sesupone que penales.

Inés Arrimadas, de Ciudadanos, recordó que esta propuesta incluye una ‘enorme barbaridad y grandes falsedades”. Lo primero es que Puigdemont “no es presidente de la Generalitat, por eso Torrent reconoce que no lo es al haber propuesto a otros dos candidatos”. Sobre la ONU, puntualizó que le haya dado la razón al señor Sánchez. Dice tan sólo que “no en ningún caso entra en el fondo de la cuestión”, algo que han ocultado los separatistas. “Salgan de la burbuja del procés, porque fuera de esta burbuja nadie considera que España es un país totalitario”, Y concluyó que pretenden decidir “quién tiene que salir de la cárcel, ¿qué será lo próximo, que decidan quién tiene que entrar en la cárcel?”. Por eso reprochó la barbaridad que supone decir a la Justicia española, alemana, escocesa lo que tiene o no tiene que hacer. “Los demócratas tiene que acatar lo que deciden los jueces”.

Golpes contra la pared

Arrimadas arremetió contra el presidente Torrent y sus palabras de que ningún juez puede perseguir al presidente de los catalanes. “¿Entonces la presidente de la comunidad de Madrid no puede ser enviado a la cárcel por un tribunal? ¿O Chaves y Griñán? ¿O el presidente de Baleares?”. Y concluyó que “hay ganas de impunidad en el independentismo por el 3 por ciento”.

Arrimadas arremetió contra el presidente Torrent y sus palabras de que ningún juez puede perseguir al presidente de los catalanes

Ferran Pedre, del PSC, también tumbó las interpretaciones sobre Naciones Unidas, al explicar que “ni tan sólo es una admisión a trámite, ni dicta medidas cautelares”.  La manipulación burda de los separatistas ignoran que la propia resolución da un plazo de seis meses para que las partes planteen sus alegaciones. Enarbolar ahora ese recurso para investir a Puigdemont está fuera de lugar. “A esta gente las queremos libres”, recordó, en plena línea Iceta, aunque también subrayó que desde las filas socialistas se les había advertido con insistencia que dar determinados pasos podrían conducir a una situación como la actual.

El portavoz de los comunes, Xavier Domenech, el más sentimental de los oradores, como siempre, habló de que “cada vez hay más presos, más represión”. Confió en que no se vuelva a atrás, que no se torne a la casilla de salida: “¿Qué sentido último tiene esta resolución?”. Comentó que investir a Puigdemont, bien, “¿y después qué, más presos? Eso es pegarse contra la pared”. La propuesta de las comunes pasa el ese gobierno de amplio espectro, desde los sindicatos a Omnium, con personalidades independientes, para superar el 155. De momento con escaso éxito.

El portavoz del PP, Xavier García Albiol tachó de ‘pleno inútil’ la sesión, con el único objetivo de seguir instalados en el desafío al Estado de Derecho y avalar a los radicales. “Actúan como el bombero pirómano”, señaló, tras señalar la responsabilidad de los líderes independentistas en lo que ocurre en las calles. “Dejen de mentir a todas horas”, les dijo, “aunque le tienen pánico a sus seguidores”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba