Politica

Feijóo se descuelga del rearme ideológico del nuevo PP

Núñez Feijóo se difumina de la primera línea del nuevo PP. El presidente gallego se centra en su región y respalda a Casado desde la distancia

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. EFE

El 'barón entre los barones', el referente imprescindible, el eterno delfín de Rajoy, ha perdido protagonismo, fuelle y foco en el nuevo PP. Alberto Núñez Feijóo, 57 años, se ha recluido en su tierra gallega, dedicado a la gestión del día a día de la Xunta. Apenas tiene tiempo para 'mirar a Madrid', dicen algunos de sus fieles. "Primero, el Gobierno, luego, el partido gallego y, al final, el nacional", añade. 

No da muestras Feijóo de enorme entusiasmo ante la evolución ideológica en el nuevo PP. Apoyó a Pablo Casado en las primarias, frente al pulso con Soraya Sáenz de Santamaría. Un respaldo posiblemente decisivo en el esprint final de la contienda. Casado acudió a Galicia nada más ser elegido el sucesor de Mariano Rajoy. "Será lo que él quiera ser", declaró delante de Feijóo en sus primeros compases como presidente popular. 

Le encargó luego la 'coordinación' de la Convención Nacional del PP, que tendrá lugar los días 18 al 20 de este mes. Un gesto para integrar al más potente de los barones, al eterno delfín. Semanas después, Casado incorporó a sus filas a Adolfo Suárez Illana, hijo del primer presidente del Gobierno de la democracia, a quien le encargó organizar la Convención desde el punto de vista ideológico. 

Vox no tiene nada que hacer

No se encuentra Feijóo demasiado en sintonía con la línea que ha protagonizado la dirección nacional de su partido, según se comentan en su entorno más próximo. Se mostró muy remiso a la propuesta de Casado de 'recentralizar la Educación', es decir, de que las autonomías devuelvan la gestión de la Enseñanza al Gobierno central. Una iniciativa que luego fue matizada por el propio presidente del PP. Tampoco se encuentra muy cómodo con los continuos gestos que han de dedicarse a Vox para sacar adelante la investidura en Andalucía. "Vox en Galicia no tiene nada que hacer", dijo Feijóo, en uno de los escasos momentos en los que no se mordió la lengua. 

Fomento del bilingüismo

Feijóo es firmemente autonomista, fomenta el bilingüismo en su región, pasa por ser del sector más liberal y abierto de su partido y, pese a que apoya y respalda a Casado, ya dejó advertido que en el año 2020 quizás presentaría su candidatura a la presidencia del PP. Fue una frase para justificar su 'espantada' de las primarias del verano pasado, una decisión que en el PP se recibió como un gesto de falta de valentía.

Casado quiere que Feijóo aparezca junto a su equipo. Pero no en la primera línea. Para ese papel convocó a Adolfo Suárez, quien dejó su despacho profesional y se puso al frente de la Fundación Concordia y Libertad, sustituta de Faes en el PP. Acompaña a Casado en numerosos actos, participó activamente en la campaña andaluza, concede alguna entrevista, y se ultima ahora los preparativos de la Convención. Cuenta para ello con el refuerzo fundamental de Javier Fernández-Lasquetty, exjefe de Gabinete de José María Aznar quien se ha incorporado a esa misma función con Casado. 

Feijóo se ha difuminado a nivel nacional. "Solo piensa en Galicia, en la Xunta, ni siquiera dedica demasiado tiempo al PP gallego", señala la fuente mencionada. Ha advertido a los suyos que estará en la campaña allí donde se le necesite. También estará en la Convención de Madrid, pero sin la relevancia y el protagonismo que siempre ha tenido el eterno 'delfín' del PP. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba