A poco más de un año de la cita electoral en la Comunidad de Madrid, Ciudadanos se ha convertido en el partido estrella. La dimisión de Cristina Cifuentes tras escándalo en torno al máster en Derecho Público del Estado Autonómico que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos y el vídeo de su supuesto hurto en un supermercado de 2011 ha aupado a la formación naranja a la cima de los sondeos, pero la cúpula aún sigue manteniendo la incógnita sobre la posible candidatura del portavoz de Cs en la Asamblea de Madrid a la presidencia de la comunidad.

Mientras el Partido Popular sigue buscando al sustituto de Cifuentes para los próximos meses, Rivera y los suyos aún siguen sin confirmar si finalmente será Ignacio Aguado quien se encargue de capitanear la batalla electoral por Madrid. Y todo pese a que parece haber salido reforzado del 'caso Máster'. "La dirección del partido está muy contenta con el trabajo en la Asamblea liderado por Ignacio Aguado", ha dicho el secretario general de Cs, José Manuel Villegas. Pero el visto bueno de la dirección del partido no ha servido para respaldar su candidatura en 2019 porque, en palabras de Villegas, el nombre del candidato saldrá de unas primarias.

'Sorpasso' naranja

Así, parece que el "buen trabajo" de Aguado en la gestión de la crisis desatada en la Comunidad de Madrid tras los escándalos que han cercado a Cifuentes se ha visto reflejado en las encuestas, pero no le ha servido para sobresalir a los ojos de la cúpula naranja. "Creemos que las encuestas de intención de voto que dan a Ciudadanos como partido que ganaría elecciones en la Comunidad de Madrid son reflejo del buen trabajo que está haciendo el partido en la Asamblea de Madrid, encabezado por Aguado y del buen trabajo que se ha hecho en la gestión de la crisis", considera Villegas.

El "buen trabajo" de Aguado en la gestión de la crisis tras los escándalos que han cercado a Cifuentes tiene el respaldo de la cúpula, pero no su candidatura

De acuerdo al número dos de la formación naranja, los sondeos -que apuntan al sorpasso de Cs y al descalabro del PP- avalan la posición tomada por el partido: por un lado, luchar contra las tramas de corrupción, pero sin perder las "estabilidad" institucional. "Nos hacen encarar con ilusión este tramo que queda. Queremos ser una alternativa, que entre aire fresco y una nueva forma de hacer política en Madrid después de 20 años", reconoce.

Trasvase de votos

Una "alternativa" a que parecen estar buscando los madrileños. Si los votantes de la Comunidad de Madrid tuvieran que escoger una papeleta, el 30,4% optaría por la de Cs, 18,2 puntos más que en 2015, según un sondeo de Sigma Dos para 'El Mundo'. El partidos tendría entre 42 y 43 en lugar de los 17 que forman su grupo ahora. Al mismo triunfo apunta una encuesta de Metroscopia para 'El País', donde el partido naranja obtendría 48 escaños, los mismos que ahora tiene el PP, que se desplomaría hasta los 25. Pero, en el hipotético caso de que las urnas arrojasen estos resultados, Cs necesitaría el apoyo de los populares para gobernar. En el caso de PSOE y Podemos, estos perderían cuatro escaños cada uno y la suma de sus 33 y 23 diputados, respectivamente, no alcanzaría el mínimo de 65 escaños para gobernar juntos.

En cuanto a estimación de voto, el 32,9% de los sufragios serían para Ciudadanos, el 22,5% para el PSOE, el 17,7% para el PP y el 15,9% para Podemos. Mientras que los votos del PP y PSOE se 'fugan' a Ciudadanos, los de la formación morada lo harían a los socialistas de acuerdo a esta encuesta. A este vuelco en las urnas señala otro sondeo, en este caso de GAD3 para 'ABC'.

Tras el anuncio de Albert Rivera sobre nuevos "fichajes" como Valls, parece que las intenciones de la directiva apuntan a otros nombres y a muchos cambios

En él, Ciudadanos llega a un 27,6% de estimación de voto, con 39 diputados en la Asamblea madrileña; los populares obtendrían un 25,3% de estimación de voto y 36 diputados, 7,8 puntos y 12 diputados menos que en las elecciones de hace tres años y lo que significaría que quedan por detrás del PSOE. Podemos tampoco levanta cabeza. Del 18,6% de los votos en 2015 caería al 12,9%, y sus 27 diputados se convierten en 18 según la encuesta.

Consciente de que el manejo de las expectativas puede ser complicado, Rivera apuesta por elecciones primarias para elegir bien al candidato o candidata naranja a ocupar el despacho de la Puerta del Sol. Aunque Aguado asegura sentirse "muy respaldado por el propio Albert Rivera o por toda la Ejecutiva nacional", tiene claro que, en el seno del partido, pesan las dudas sobre su papel en la región tras tres años de rodaje como 'llave' de Gobierno y, preguntado por su posible candidatura para el año que viene, se limita a decir que le haría "ilusión" repetir. Lo cierto es que tras el anuncio de Albert Rivera sobre nuevos "fichajes" independientes como Manuel Valls, parece que las intenciones de la directiva apuntan a otros nombres y a muchos cambios.

"Ellos saben que por encima de las personas están los proyectos, y lo más importante, a día de hoy, es el proyecto político. Somos un equipo y los que venimos del mundo del deporte somos muy de equipos y sabemos que hacen falta delanteros, defensas, porteros y yo soy uno más de ese equipo, que intento hacerlo lo mejor posible, y que me han encargado liderar el proyecto en la Comunidad de Madrid", dijo este 1 de mayo.