El extesorero del PP Luis Bárcenas se ha negado a declarar sobre las principales preguntas de los grupos de la oposición en la Comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular de los populares. Acogiéndose a la presunción de inocencia y su derecho a no pronunciarse sobre dos procesos que están judicializados (caso Gürtel y los papeles de Bárcenas), el exsenador del PP sólo ha intervenido varias veces para hacer precisiones a los portavoces parlamentarios. Y lo ha hecho en un par de cuestiones para desviar la culpa a su superior durante la etapa en que él ejercio como gerente, el también extesorero del PP Álvaro Lapuerta.

En todo caso, ambas confesiones ya están en el sumario judicial y sólo tienen el valor de haber sido realizadas en sede parlamentaria, donde estaba obligado a decir la verdad. El compareciente ha seguido así la misma línea argumental que adoptaron la pasada semana en sede judicial cinco exdirigentes de Génova.

A pregunta de la portavoz de Podemos, Irene Montero, Bárcenas ha indicado que él sólo fue tesorero del PP entre junio de 2008 y julio 2009 y que las preguntas recibidas hacían alusión a  la etapa de Lapuerta. Ha sido en el turno de la dirigente morada tras plantearle si el PP acudió "dopado" a las elecciones de 2008 cuando el compareciente ha afirmado que era el tesorero, en este caso Lapuerta, "el encargado de diseñar el Presupuesto y yo como gerente le ayudaba en la realización de ese Presupuesto". Así mismo, Bárcenas ha asegurado que no había ningún miembro de la Ejecutiva del PP que dijera a qué destinar los gastos en campaña electoral. Además, ha recalcado aquí que "no me he apropiado de ningún fondo del Partido Popular".

Bárcenas ha señalado también a Montero que él no es el responsable de que hayan cometido "la torpeza de convocar esta comisión parlamentaria cuando hay un proceso judicial en marcha", en referencia al caso Gürtel, y ha recordado que dos de los tesoreros citados para el mes de julio, el propio Lapuerta y Rosendo Naseiro, "no tienen capacidad mental para declarar" por su avanzado estado de salud, y que el "señor (Ángel) Sanchís dejó de ser tesorero en el 1986".

Con todo, el exsenador del PP ha dicho que estará "encantado de acudir a esta comisión una vez se resuelva el proceso judicial". "Ahora lo que prima es mi derecho a la defensa, que prima sobre la soberanía popular", ha sentenciado.

Además, Bárcenas ha apuntado a Montero que él no se personó en en la causa de los discos duros de la contabilidad del PP, cuya destrucción ha denunciado la portavoz de Podemos, porque "tengo muchos frentes abiertos y quería centrarme en lo que realmente más me importaba". Junto a ello, ha comentado que tampoco tenía capacidad económica para pagar otra defensa. "Me quería centrar en el caso Giurtel. Y ahí el PP no tiene nada que ver. Ya vendrán los papeles", ha manifestado.

La otra destacada alusión a Álvaro Lapuerta ha sido durante un rifirrafe con el portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, cuya intervención ha sido la más tensa. Bárcenas ha llegado a admitir en este punto que era Lapuerta quien decía haber entregado sobres de 500 euros al presidente del PP, Mariano Rajoy, acompañados de una caja de puros. Esto ya lo había confesado Bárcenas con anterioridad por lo que era sabido.

Por su parte, el portavoz de ERC, Joan Tardá, ha reconocido que ha sido un "error" citar en este momento de la comisión a Luis Bárcenas y ha indicado que su grupo no lo pidió. "Nosotros queríamos que primero comparecieran los buenos, como los funcionarios abnegados, los sociólogos... Y luego que comparecieran los malos, usted es de los malos, que son señores, mayordomos o criados. Usted no forma parte de este engranaje de la perversidad del sistema. Usted no es señor, es mayordono o criado, los señores son los empresarios que pagan. Habrá tiempo para hacerle comparecer", ha remachado Tardá.

El dirigente republicano ha calificado esta sesión de "paripé, porque hay voluntad de hacer un reset" del sistema. "La monarquía es un sistema corrupto desde la La monarquía constitucionalista es un sistema corrupto desde la monarquía hasta la última administración del Estado y parte de la clase empresarial", ha enfatizado, reclamando la creación de una "Comisión de la Verdad". También ha instado a Bárcenas a que se levante y pida perdón, pero su emplazamiento no ha tenido éxito.