Desafío soberanista

Mas alude a una negociación con PP y PSOE sobre un referéndum antes del 9-N

El expresidente habla de reuniones discretas durante un año y medio para convencer al juez de que su opción siempre fue una consulta consensuada

Mas, a su llegada a la sala de prensa del PDeCAT
Mas, a su llegada a la sala de prensa del PDeCAT efe

El expresident de la Generalitat Artur Mas ha aludido en su declaración ante el Tribunal Supremo a una negociación mantenida durante año y medio con representantes del PP y PSOE de forma discreta en las que, según su versión, el objetivo era alcanzar un acuerdo para un referéndum pactado. Mas ha citado estos contactos -que habrían tenido lugar antes del 9-N- para refrendar ante el juez Pablo Llarena que su opción siempre fue una consulta consensuada con el Estado. No obstante, en otro momento de su declaración llegó a decir que volvería a actuar como lo hizo en la consulta ilegal del 9-N, pese a que fue condenado por ello.

Varias fuentes presentes en su interrogatorio han confirmado este extremo. Mas ha usado la expresión "comité a tres" para describir estos encuentros a los que acudían un representante del entonces jefe de la oposición socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, y un representante del Gobierno designado por Mariano Rajoy.

El expresidente de la Generalitat no ha querido desvelar el nombre de estos representantes, aunque si ha dicho la identidad de la persona que designó él para mantener esta interlocución. Se trató del expresidente del Parlament entre 1999 y 2003, Joan Rigol. Este veterano político también fue presidente de Unió Democrática de Catalunya. Siempre según la versión de Mas, se puso fin a estos encuentros después de que uno de ellos se filtrase a los medios de comunicación.

Uno de los abogados de VOX, que ejerce la acusación popular en esta causa, ha destacado que Mas ha acreditado la existencia y la veracidad de la agenda del exnúmero dos de Oriol Junqueras, Josep María Jové. Ese documento está considerado como la hoja de ruta del procés y una de las pruebas principales de los investigadores. La mayoría de los acusados que han declarado ante Llarena han negado la existencia de ese documento o aseguran desconocerlo.

En este caso, el letrado de VOX asegura que le ha formulado un total de 47 preguntas a Mas sobre las reuniones que se detallan en esa agenda, pero sin hacer alusión a la misma. Según ha explicado a los medios, el expresidente ha ido narrando sus recuerdos de todos esos encuentros lo que, a juicio del letrado, confirma que la agenda de Jové no es una invención.      

Según este partido, Mas también ha dicho que advirtió a sus compañeros que seguir adelante con la vía unilateral y el referéndum del 1-O supondría incurrir en un delito de desobediencia. A juicio de VOX este hecho también es relevante desde el punto de vista penal porque acredita que los implicados en la estrategia independentista eran conocedores de lo que estaban emprendiendo. 

Mas ha quedado este martes en libertad sin fianza tras prestar declaración durante más de tres horas en calidad de investigado ante el juez, que instruye la investigación sobre el proceso soberanista. Mas está investigado por su presunta implicación en la estrategia soberanista y por ello la acusación popular que ejerce Vox solicitó al término de su declaración la situación de libertad eludible bajo 60.000 euros de fianza, así como la aplicación de las medidas cautelares que consistían en comparecencias quincenales y la entrega de su pasaporte para evitar el riesgo de fuga. Según las fuentes consultadas, el juez Llarena se ha limitado a pedirle que en todo momento se mantenga a disposición del tribunal cuando se le reclame, a lo que Mas ha respondido que sí.

A su salida, Mas ha asegurado que está satisfecho de quedar en libertad, aunque también "triste" por los que están en prisión y por los que están fuera del país "por riesgo de entrar en prisión". Además, ha explicado al juez que no hubo un comité estratégico: "Se nos convocaba a una serie de reuniones, de carácter informal, en las que se hablaba de política. Somos personas elegidas por el pueblo, tenemos mandatos electorales que debemos cumplir, y eso exige diálogo entre nosotros".

Después de Artur Mas ha declarado también la exresponsable de la Asamblea de Municipios Independentistas (AMI) Neus Lloveras. Según los documentos que obran en la causa, esta mujer se ofreció a presionar a los alcaldes para poner las instalaciones municipales al servicio del referéndum del 1-O. "Por las buenas o por las malas", llegó a decir, según uno de los informes de la Guardia Civil.

Preguntada acerca de esta declaración, Lloveras ha alegado que debió ser un error de la transcripción de los agentes o una frase sacada de contexto, según las fuentes presentes en su declaración. Sí ha confirmado en cambio que animó a los ciudadanos a participar en el referéndum a pesar de que ya había sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional porque, según ha dicho, les amparaban los tratados internacionales de autodeterminación. 

La propia Lloveras ha explicado ante los medios de comunicación a su salida que ha tratado de "explicar las dudas que existen sobre el movimiento municipal catalán". "Creo que lo que hicieron en ningún momento se puede considerar un acto delictivo", ha sentenciado esta dirigente independentista, que ha quedado en libertad sin medidas cautelares.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba