Los turistas podrían transmitir el virus que causa la covid19 a los gorilas de montaña cuando se toman selfies cerca de estos animales sin tomar precauciones. Es la principal conclusión de un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford Brookes, quienes han examinado cerca de 1000 imágenes en la red social Instagram para constatar que una buena parte de los visitantes de estas zonas protegidas se acercan demasiado a los animales y lo hacen sin mascarilla, lo cual les pone en riesgo de ser contagiados por el coronavirus.

En un artículo publicado este miércoles en la revista People and Nature, los conservadores recuerdan que en enero de 2021 los gorilas del zoo de San Diego, en Estados Unidos, dieron positivo por SARS-CoV-2 y que hay abundantes pruebas de que el coronavirus puede afectar a los grandes simios. Y en las imágenes analizadas, advierten, la distancia entre las personas y los animales no era suficiente como para descartar a posibilidad de transmisión del virus. “El riesgo de transmisión de la enfermedad entre visitantes y gorilas es muy preocupante”, asegura Gaspard Van Hamme, uno de los autores dele studio. “Es fundamental que se endurezcan y refuercen las regulaciones de estas visitas para asegurar que las excursiones para ver a los gorilas no sigan amenazando a estos simios que ya están en peligro”.

Así, sí. Mark Gately, Instagram.

“En las fotografías que hemos analizado, hemos encontrado que los turistas que visitaban a los gorilas rara vez portaban mascarillas y eso genera un potencial riesgo de contagio entre las personas y los gorilas a los que visitan”, asegura Magdalena Svensson, coautora del artículo. “Dado que la gente de todo el mundo se está acostumbrando a llevar mascarillas, tenemos esperanza de que en el futuro sea una práctica más común en las excursiones de visita a los gorilas”. Las últimas poblaciones de estos animales se encuentran en Congo, Uganda y Ruanda y, aunque en los últimos años ha mejorado ligeramente su situación, apenas queda un millar de individuos en las selvas del este de África. 

Las imágenes de estas visitas generan expectativas para futuros turistas

“Este estudio aporta una perspectiva valiosa sobre cómo los turistas están deseando compartir estos encuentros con los gorilas de montaña a través de Instagram, lo que genera expectativas para futuros turistas”, explica la conservadora Gladys Kalema-Zikusoka, que trabaja para la protección de estos animales en Uganda. “Esto subraya la necesidad de un turismo responsable que aporte la adecuada protección y minimice a la vez la transmisión de enfermedades, especialmente durante la pandemia de covid19”. 

Primatólogos como Jane Goodall han dejado de publicar fotos con monos para evitar el efecto negativo. Imagen: Jane Goodall Institute USA (YouTube)

El naturalista, explorador y profesor de Evolución Humana Jordi Serrallonga recuerda que desde hace años quienes investigan a estos animales en este hábitat natural lo hacen provistos de mascarillas y respetando una distancia mínima de diez metros. “Observando estos selfies de visitantes junto a gorilas, lo que está bien claro es que, en muchos casos, no están respetando las distancias de seguridad que –con certeza– las autoridades locales les indicaron por activa y por pasiva”, explica a Vozpópuli. “Sabemos que estos animales son propensos a las afecciones respiratorias y resultar infectados por el SARS-CoV-2 sería terrible para su supervivencia”.

Desde hace unos años, los especialistas han iniciado un movimiento para dejar de publicar retratos con primates

Desde hace unos años, los especialistas han iniciado un movimiento para dejar de publicar retratos con los primates como han hecho de manera habitual investigadores como Jane Goodall, pues se han dado cuenta de que incitan a los visitantes a hacer lo mismo. “Los deseos personales, o egoístas, no deben poner en riesgo a otras especies animales”, insiste Serrallonga. “Yo llevo décadas estudiando primates en su hábitat natural y no me he hecho ningún selfie con ellos; les puedo afirmar que no es necesario, que no es lo más impresionante de estar con ellos. Solo diré que, en estos tiempos de pandemia, si alguien necesita de este selfie junto a un gorila, chimpancé o humano –si le va la vida en ello, o el imperioso impulso de inundar sus redes para que le obsequien con likes, corazones o mensajitos–, que se ponga mascarilla y que respete la distancia".

Referencia: Keep your distance: using Instagram posts to evaluate the risk of anthroponotic disease transmission in gorilla ecotourism  (People and Nature)