En las tripas de Radiotelevisión Española se prepara estos días la cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio y se hace a sabiendas de que se desarrollará de una forma muy diferente a las ocasiones precedentes. Entre otras cosas, porque el acuerdo alcanzado con la propietaria de los derechos audiovisuales del evento, Discovery, sólo ha facultado a la corporación a emitir 400 horas de contenidos en directo.

La corporación ha calculado un presupuesto de 47,5 millones de euros para esta cita olímpica que procederán de la aportación extraordinaria que le garantizan las cuentas del Estado para este 2021. La información la ofrecerá a través de sus canales de televisión y de internet, siempre con el condicionante de que existirá un tiempo limitado de emisión.

Según han explicado a Vozpópuli fuentes internas, el principal centro de actividad en RTVE se situará en Sant Cugat del Vallés, donde se habilitará un plató para la realización de la programación especial sobre los Juegos.

Al contrario que en ocasiones precedentes, los comentaristas especializados en las diferentes disciplinas deportivas -radio y televisión- se espera que trabajen desde España. La principal razón es sanitaria, dado que existen fuertes restricciones derivadas de la crisis de la covid-19; y eso limita las posibilidades a la hora de realizar la cobertura de las competiciones.

RTVE y los Juegos Olímpicos

No obstante, a esta circunstancia hay que sumar la relativa al retraso con el que la radio-televisión pública española ha adquirido los derechos de esta competición, derivados de las dificultades para aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado y de la inestabilidad que ha sufrido RTVE, donde Rosa María Mateo ejerció de administradora única provisional durante dos años y medio, pese a que su mandato estaba concebido para tres meses. Eso complicó las negociaciones y, de hecho, se cerraron durante sus últimos días en el puesto.

Por todo ello, RTVE ha tenido dificultades con la organización para encontrar plazas en el centro internacional de prensa en Tokio -explican estos informantes-. Pese a que todavía hay varios aspectos de la cobertura por cerrar, se espera que el grueso de quienes se desplacen y tengan actividad en la capital japonesa procedan de los Servicios Informativos de la corporación.

Hay que recordar que Discovery compró en 2015 al Comité Olímpico Internacional los derechos de todos los Juegos Olímpicos de verano e invierno entre 2018 y 2024, por una cantidad que ascendió a 1.300 millones de euros.

Entre los compromisos que adquirió esta compañía con los organizadores se encontraba el de garantizar la emisión de, al menos, 200 horas en abierto de esta competición deportiva en cada país. Es decir, de más de 10 horas al día.

Esta multinacional audiovisual dispone de un canal en la TDT (DMax) en una frecuencia alquilada a Unidad Editorial, por lo que podría ofrecer las 10 horas diarias de deportes sin mayor problema. Ahora bien, buscó -y alcanzó- un acuerdo con RTVE porque pretendía rentabilizar su inversión.